Malena o la Femeneidad: La caída de la Reina de los Jabones Rosa Venus en el Teatro La Capilla

Malena era la Reina de los Jabones Rosa Venus, y es que, gracias a sus habilidades, se había convertido en la vendedora mas importante de cierta empresa de jabones para hoteles y moteles. Ella había acabado con la competencia y, por lo mismo, se encontraba en la cima del mundo. No sólo ganaba buen dinero, sino que tenía un esposo americanista, que todos los días la esperaba en casa, listo para que Malena le preparara la cena, que siempre criticaba, pedirle dinero a su mujer y recibir una felación. Ella tenía una vida feliz, simplemente perfecta.

Pero un día, al regresar a casa, se encontró con un departamento totalmente vacío. Su esposo la había dejado y se había llevado todo lo que no estaba empotrado a la pared. Solamente encontró un post it pegado al fregadero, en el que decía la razón por la cual la habían abandonado. ¿Por qué la abandonarían? Malena tuvo que dormir ese día en el suelo. Al día siguiente, llegó a las oficinas de cierta empresa de jabones pequeños, para descubrir que no solo se había quedado sin esposo, sino que también se había quedado sin trabajo, a pesar de ser la Reina de los Jabones Rosa Venus.

La vida de Malena se estaba yendo por el caño rápidamente. Se había vuelto en una chica Almodóvar, a la que le llovía sobre mojado. Pero Malena no podía rendirse, ella era mujer y, por lo mismo, podía superarse. Ella debía salir adelante.

Malena o la Femeneidad es una divertida obra de teatro, escrita por Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio (LEGOM), en la que puedes reír, mientras disfrutas del drama (casi) almodovariano que vive la protagonista. Todo, manejado con un humor, que logra que todo el publico ría a carcajadas durante toda la función. La puesta en escena es muy sencilla, únicamente utiliza unos cuantos elementos escenográficos, y a sólo cuatro actores, para recrear a los personajes y situaciones que vive la Reina de los Jabones Rosa Venus para terminar hundida en su propia existencia; aun así, logran resolver cada escena de una manera ingeniosa y divertida.

Acudir al Teatro La Capilla para convertirte en cómplice de la caída y resurgimiento de Malena, es una excelente oportunidad para reír y reír durante un buen rato, y reflexionar, un poquito, sobre el papel de la “femeneidad en el mundo contemporáneo. Malena o la Femeneidad es, sin duda, un excelente opción para divertirse con una situación digna de Almodovar.

Datos Generales
Lugar: Teatro La Capilla (Zamora #7 , Colonia Condesa, Ciudad de México, Distrito Federal)
Texto: Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio (LEGOM)
Dirección: Sixto Castro Santillán
Reparto: Yannin Heredia, Fabiola Mata (alterna con Cecilia Zolev), Oscar Serrano Cotán, Alán Uribe Villarruel y Cecilia Zolev alterna con Fabiola Mata)
Funciones: Viernes 20:30 hrs..
Costo: $150 entrada general y $100 para estudiantes, maestros y adultos mayores con credencial vigente
Vigencia: Hasta el 7 de noviembre 2014
Teléfono: 56-58-62-85
Página web: www.teatrolacapilla.com
Facebook del teatro: www.facebook.com/LaCapillaTeatro
Facebook de la obra: www.facebook.com/dimequeesmentira
Twitter:@LaCapillaTeatro

Dulce Pecado: Postres y otras delicias en Santa María la Ribera

Como de costumbre, se me había hecho temprano. Aun tenía poco más de una hora, antes de una junta que tendría en Santa María la Ribera. Decidí darme una vuelta por la alameda, disfrutar unos minutos del Kiosco Morisco y, después, recorrer los locales que se encuentra en los alrededores. Mientras caminaba por la calle de Dr. Atl, me encontré con Dulce Pecado, una pequeña repostería y chocolatería, que atrapó mi atención con los postres que tenían en la vitrina. Y, a pesar de que el lugar era pequeño, y bastante sencillo, pero se veía bastante acogedor.

Lo primero que hice al entrar, fue observar la carta que tienen en una de las paredes. En ella se podían ver diferentes galletas, cake pops, cake balls, pasteles (por rebanadas), chocolates y cupcakes, entre otros postres. Y, en cuanto vi que tenían alfajores, casi impulsivamente le pedí uno a la persona que atendía el lugar; pero ya se les habían terminado, por lo que me dediqué a ver los diferentes tipos de cupcakes que tenían en exhibición. Resulta, que en Dulce Pecado cuentan con una muy buena selección de cupcakes, con sabores muy variados como chocotrufa, zanahoria, coco, zuchini carrot, choco baileys, blueberry & cheese, limón, Oreo, mocha, naranja con chía, manzana, 3 leches, naranja con chocolate y arándano con vodka, entre otros.

Todo se veía muy sabroso, y no quería quedarme con el antojo, por lo que terminé pidiendo un cupcake Zuchini Carrot y uno de naranja con chía. Para acompañar mis dulces pecados, pedí un espresso doble. Me senté en uno de los bancos, o sillones, y me recargue en la pared, mientras me conectaba a la red WIFI que cubre toda la Alameda de Santa María La Ribera. Poco tiempo después, me entregaron un plato con mis pecados y mi café. Me relajé y me dediqué a saborear y disfrutar cada mordida de los deliciosos cupcakes de Dulce Pecado.

Mientras disfrutaba los deliciosos pecados platiqué un poco con los dueños, que atienden personalmente a todos los clientes, y me platicaron que, además de los postres que venden en Dulce Pecado, también organizan diferentes cursos y talleres en los que se puede aprender a hornear los postres que tienen a la venta. Y, por si fuera poco, también realizan pedidos especiales de recuerdos para bodas, mesas de dulces y pasteles hechos para la ocasión.

El tiempo pasó volando, mientras disfrutaba de mis cupcakes y la plática, inmerso en el agradable ambiente y la vista de la Alameda de Santa María la Ribera. Para cuando me di cuenta, era hora de ir a mi junta, por lo que pagué y salí con una muy buena experiencia y ganas de regresar por un Dulce Pecado. Sin duda, esta repostería es un lugar ideal para cerrar con broche de oro un paseo por Santa María.

Datos Generales
Dirección: Dr. Atl #205, Local E, Santa MAría la Ribera, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo Promedio por Persona: $50 pesos
Horario: Martes a domingo de 9:30 a 18:30 hrs.
Teléfono: 6594-5054
Facebook: www.facebook.com/dulcepecado.d1
Twitter: @dulcepecadod1

Imágenes tomadas del Facebook de Dulce Pecado

Cachito Mío: Tartas y quiches 100% artesanales en la Colonia Roma

A pesar de que el local en el que se encuentra Cachito Mío es bastante pequeño, su angosto aparador, y diminuta fachada, logran captar la atención de todos los que pasa por la calle de Guanajuato, en la Colonia Roma. Además, es muy probable, que, al pasar por ahí, te llegue un rico aroma a pan o galletas recién horneadas, que te invita a pasar y admirar con detenimiento las vitrinas de este pequeño local de tartas y quiches.

Al entrar, el olor se intensifica, y puedes admirar las largas estanterías blancas, con madera intencionalmente descuidada, así como las paredes tapizadas con cartones de huevo y diferentes repisas con objetos antiguos. Sobre algunos de los estantes, puedes ver algunos domos con pasteles o postres adentro, canastas con baguettes y alguna lata o bote con diferentes productos orgánicos o veganos, entre otros. Unos metros más adelante te encuentras con un refrigerados, en el que hay diferentes tartas y quiches listos para servirse. Y se ven tan ricos que es imposible resistirse a la tentación de pedir uno.

No importa la hora a la que vayas, ni si ya comiste o no, mucho menos si te gusta lo dulce o salado, lo mas probable es que termines eligiendo algún un “Cachito” de los que están en exhibición. Si tienes antojo de algo salado, puedes pedir un quiche de champiñones con poro, uno de tomate cherry, de queso de cabra o de queso Roquefort; y si tienes ganas de algo dulce, nada como el crumble de frutos rojos, el de manzana o el pie de limón, entre muchos otros. Y, además de las ricas tartas, en Cachito Mío cuenta con una buena variedad de panes, galletas y helados, ideales para endulzar cualquier momento.

Y, si fuera poco, en este pequeño local de tartas y quiches, también cuentan con una buena selección de cafés y tés, personalmente recomiendo el espresso; así como diferentes bebidas orgánicas ya preparadas. También, cuentan con diferentes selecciones de semillas, conservas y antojos que se ven deliciosos, por lo que no querrás salir sin comprarlo todo. Por otro lado, cabe mencionar que el servicio es excelente, pues todas las personas que atienden te reciben muy amables y tienen la paciencia para explicarte todos los postres y productos que ofrecen en Cachito Mío.

Cachito Mío es un pequeño paraíso en el que, los amantes de los postres, pueden deleitarse con ricas tartas, galletas y demás antojos a precios bastante razonables. Es un lugar en el que todo mundo puede satisfacer algún antojo con uno de los “Cachitos“, ya sea dulce o salado que tienen a la venta. Por lo mismo, vale mucho la pena darse una vuelta por el escondido local en la calle de Guanajuato, y pasar un rato muy agradable con tu pareja, amigos o familiares.

Datos Generales
Dirección: Guanajuato #138, Colonia Roma, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo Promedio por Persona: de $60 a $150 pesos
Horario: Lunes de 11:00 a 18:00 hrs., martes a viernes, de 12:00 a 22:00 hrs., sábados de 11:00 a 22:00 hrs. y domingos de 11:00 a 20:00 hrs.
Página Web: www.cachito.mx
Facebook: www.facebook.com/cachitomio.quichesytartas
Twitter: @cachito_tartas
Instagram: @cachitomioquichesytartas

Casa Portuguesa: Los sabores y aromas de Portugal en Polanco

Gracias a su situación geográfica, la comida portuguesa tiene una gran influencia en la gastronomía mediterránea, por lo que sus tres principales ejes son el pan, el vino y el aceite; sin embargo, la gastronomía portuguesa se vio muy influenciada por la comida de las colonias que tuvo Portugal en Asia, África y América. Influencia que se ve reflejada en el uso de ciertas especias como el piri-piri, el pimentón y la canela; así como por el uso de ciertos tipos de carne brasileños. Y, por otro lado, en la cocina portuguesa, a diferencia de las demás gastronómicas mediterráneas, prácticamente no se usa la berenjena o las lentejas.

Por otro lado, a pesar de la gran variedad de restaurantes que hay en la Ciudad de México, a lo largo de nuestra urbe hay muy pocos lugares donde podamos sentarnos a probar las delicias de la comida portuguesa. Sin embargo, sobre Emilio Castelar, en Polanco, hay un restaurante que busca que todos sus comensales se transporten a algún rincón de Portugal. Desde que llegas a Casa Portuguesa, puedes notar la elegante decoración, realizada a la usanza portuguesa, que te permite sentirte en algún restaurante de Lisboa; mientras que, el ambiente es complementado con diferentes melodías características de la región. Y, además de la decoración y ambientación, uno de los mejores detalles de Casa Portuguesa, es la terraza con vista al Parque Lincoln, sin duda, uno de los más bellos de la Ciudad.

En cuanto al menú, Casa Portuguesa cuenta con una gran variedad de platillos típicos de Portugal, así como algunos otros inspirados en la gastronomía de la región. Por lo mismo, al momento de abrir la carta, te encuentras con una gran variedad de entradas, ensaladas, sopas, arroces, pescados, mariscos y carnes de todo tipo y para todos los gustos. Y, como en Portugal cuentan, según se dice, con 365 formas diferentes de preparar el Bacalhau (bacalao), una para cada día del año, en este restaurante cuentan, también, con una sección del menú dedicada a este pescado. Para empezar, puedes pedir una orden de Pasteis de bacalhau (tipo croquetas de bacalao con papa y perejil), unos mejillones a la portuguesa (salteados con olivo, vino blanco, jitomate y pimiento), unos Camarones Piri-piri (a la plancha y marinados con olivo, ajo y chile piri-piri), o, la recomendación de la casa, la Tartara de atún (atún marinado con aceitunas, cebolla y pimiento verde). Y, como plato fuerte, puedes elegir una de las nueve opciones de bacalao de Casa Portuguesa, entre las que destacan el No Forno (lomo de bacalao horneado con olivo, papa ocida y cebolla), el Tras os montes (lomo de bacaleo horneado con jamón serrano bañadoen salsa de vino blanco, cebolla y puré de papa), el A bras (bacalao desmenuzado con papa, nuez moscada, cebolla y natas al gratin) y el Gomes de sa (bacalao desmenuzado, salteado con papa cocida, cebolla, ajo, perejil y huevo cocido).

Aunque, si no te gusta el pescado, puedes elegir una de las opciones de carne, como el Bife a portuguesa (filete de res salteado y bañado con salsa portuguesa con jamón serrano y rodajas de papas fritas con huevo estrellado), la Francesinha (tipo sandwich con filete de res, salchicha ahumada, chistorra y jamón. Gratinado y bañado en salsa de cerveza y oporto), el Lechón al horno (marinado estilo Bairrada, con ensalada y papas fritas) o el Conejo Lisboa (marinado y frito con tocino en salsa portuguesa con papas); o elegir un plato de pescado o mariscos como las Sardinhada (sardinas frescas a las brasas con papa cocida y pimientos salteados con ajo), el Salmón de la isla (a la plancha con jitomate, mango y aerezo de cilantro) o los Camarones Algarve (salteados con tocino, cebolla, aceitunas picadas y un toque de piri-piri).

Para acompañar tus alimentos, o para la sobremesa, puedes disfrutar de un vino portugues verde, tinto o blanco, así como diferentes cocteles como el Martini Lisboeta (oporto tawny, whisky y cinzano rojo), el Martini alfama (ginebra, oporto blanco y twist de naranja), el Oporto tonic o una jarra de Clericot tinto o blanco. Y, para cerrar con broche de oro, nada como pedir al mesero que te muestre las opciones de postres de Casa Portuguesa, pues cuentan con una muy buena variedad de postres que están, simplemente deliciosos.

Casa Portuguesa es, sin duda, un lugar en el que puedes transportarte a cualquier restaurante de Portugal, mientras te olvidas de todo y te deleitas con lo mejor de la gastronomía portuguesa. Todo, en un ambiente muy relajado y con un excelente servicio. Es un lugar ideal para disfrutar una tarde o una noche con la pareja, o para celebrar una ocasión especial con la familia.

Datos Generales
Dirección: Emilio Castelar #11, Colonia Polanco, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo Promedio por Persona: de $400 a $450 pesos
Horario: Lunes a miércoles de 8:00 a 20:30 hrs., jueves a sábado de 8:00 a 23:30 hrs. y domingos de 9:00 a 18:00 hrs.
Teléfono: 5281-0075 y 5280-6885
Página web: www.casaportuguesa.rest
Twitter: @Casa_Portuguesa

House Maid Cafe: La experiencia de un Maid Café Japonés en la Condesa

Un Maid Cafe es un restaurante temático en el que las camareras se disfrazan de mucamas francesas, emulando lo que en Japón, se asocia con un estilo de vida lujoso. Este tipo de lugares surgieron en el distrito de Akihabara en Tokio, Japón, en el año 2000; y, desde su creación, los fanáticos del Cosplay y el anime se convirtieron en clientes frecuentes de este tipo de restaurantes. De hecho, la popularidad de este concepto creció tan rápidamente, que en diferentes países de Asia Oriental, como Japón, China, Taiwán, Hong Kong y Corea del Sur, los Maid Cafe se volvieron algo muy común.

Y, para todos los que quieren vivir la experiencia de un Maid Café, sin salir de la Ciudad de México, en la Condesa hay un pequeño restaurante, bien escondido en Plaza Puerta Condesa, donde los comensales pueden vivir una experiencia única, muy al estilo de los cafés japoneses. Se trata del House Maid Cafe, un restaurante temático, que busca emular la experiencia de los Maid Cafés japoneses, y deleitar a todos los comensales con un excelente servicio y varios platillos de la gastronomía nipona, eso sí, a un precio muy accesible.

Desde el momento en el que llegas a House Maid Cafe, las camareras, o maids, te reciben muy amables y contentas, diciendo お帰りなさい (okaerinasai), que es un saludo habitual para cualquier persona que regresa a casa. Inmediatamente, una de las maids te acompaña a tu mesa, te entrega una carta, y te pide que, cuando quieras ordenar, toques la campana que está sobre la mesa. En tu lugar, puedes encontrar pequeño tríptico con las reglas del lugar (no saludar ni despedirse de beso o abrazo con las maids, no tomar fotos a las maid sin previo aviso, no pedir datos personales a las maid, etc.), así como un pequeño glosario de las palabras en japonés que suelen usar las camareras cuando hablan contigo.

El menú es muy sencillo. Únicamente cuentan con algunas entradas, unos seis o siete platos fuertes, unos cinco rollos y unos cuantos postres; eso sí, para acompañar tus alimentos, en House Maid Cafe cuentan con el tradicional Calpis natural o un Calpis de Mango y bebidas con tapioca. Si tienes mucha hambre, puedes empezar con una Sopa Misoshiru, unos ricos Onigiri con queso crema, un Gohan o unas Gyozas. Y, si quieres algo más que un simple rollo, recomiendo mucho el Pollo Teriyaki y el Curry (pollo empanizado con salsa de curry y Gohan); aunque, si lo prefieres, también puedes pedir una Milanesa de Tofu (Tofu empanizado, relleno de jamón y queso), una Hamburguesa Japonesa (con carne estilo japonesa) o un Tonkatsu (lomo de cerdo empanizado, cubierto con salsa tonkatsu). Aunque también puedes elegir uno de los cinco rollos de la carta. Y, para cerrar tu comida con broche de oro, puedes pedir un tradicional pan al vapor, una crepa con helado, un banana split o elegir uno de los pasteles del día.

Uno de los mejores de detalles de House Maid Cafe, además de la decoración y el hecho de que puedes ver cortometrajes o videos japoneses, es que, mientras esperas tu comida, puedes sentarte en el pequeño sillón que se encuentra al fondo y jugar un rato algún juego de Wii U. Por otro lado, cabe mencionar que el servicio que ofrecen las Maids es excelente, son muy serviciales y siempre te atienden con una sonrisa. Y, por si fuera poco, cuentan con una pequeña sección con diferentes productos japoneses (o inspirados en Japón) para que te los lleves a casa.

A pesar de que House Maid Cafe es un restaurante muy sencillo, logra crear una atmósfera muy amigable y emular, por lo menos en gran parte, la experiencia que se vive en un Maid Cafe japonés. Es un lugar en el que los amantes de la cultura japonesa y el anime pueden disfrutar de un momento muy relajado y comer rico a precios muy accesibles. Sin duda, es una excelente opción para disfrutar de una tarde de sábado con los amigos.

Datos Generales
Dirección: Plaza Puerta Condesa 1er Piso, Avenida Insurgentes Sur #453, Colonia Condesa, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo Promedio por Persona: de $150 a $250 pesos
Horario: Martes a Domingo de 12:00 a 19:00 hrs.
Facebook: www.facebook.com/housemaidcafe

Las fotos de las Maids fueron tomadas del Facebook de House Maid Cafe

Chilakillers: Chilaquiles y otros antojitos en el emblemático Edificio Ermita

Desde qué era un niño, el Edificio Ermita ha sido uno de mis edificios favoritos de la Ciudad de México. Y es que, además del llamativo anuncio de Coca-Cola que había decorando la esquina de Avenida Jalisco y Revolución, la arquitectura del inmueble siempre me ha parecido fascinante. Aunque tambien, desde que tengo memoria, se me había hecho muy triste ver la decadencia en la que había caído este edificio de principios del siglo XX, diseñado por el arquitecto Juan Segura, como un icono de la vida urbana de aquel momento, pues contaba con departamentos, espacios comerciales y un cine-teatro con capacidad para 2500 personas.

Y, por suerte, en los últimos años, este antiguo edificio, que alguna vez fuera considerado como un referente del exilio español, ha retomado un segundo aire. Pues, para deleite de los miles de personas que pasamos todos los días por ahí, el edificio sufrió una sencilla, pero muy apreciada, remodelación y reestructura. La fachada fue pintada, el teatro volvió a funcionar, se quitó (hasta ahora) el anuncio de la esquina, y cambiaron muchos de los locales de la planta baja.

Uno de los locales (relativamente) nuevos, que llamó mucho mi atención desde que lo inauguraron, por ahí del 2011, es los Chilakillers. Además del nombre, que te asegura que en ese changarro de Tacubaya se especializan en chilaquiles, desde la calle se puede ver que tiene un concepto muy especial. Desde lejos se puede ver un mural pintado por Ledania, un artista urbana de Colombia, así como otros murales y collages que le dan un toque muy especial. Y, una vez que te acercas, puedes ver un pequeño altar dedicado San Judas Tadeo, un candelabro improvisado, y papel picado colgando del techo. Todo es un poco kitsch.

Al llegar, si hay mucha gente (suele haberla después de las once de la mañana), tienes que anotarte en una lista de espera y puedes sentarte en las bancas de madera de afuera. Pero no es problema, porque constantemente se desocupan las mesas, y no pasan más de 10 o 15 minutos antes de que puedas sentarte en tu mesa. Y, una vez en tú lugar, el mesero te entrega una carta muy sencilla. Puedes disfrutar de unos chilaquiles, unos huevos y omellete a al gusto, tortas de chilaquil, molletes, tecolotes, hot cakes y panes dulces.

Pero, como la especialidad de la casa son los chilaquiles, lo mejor es, si es tu primera vez, enfocarte en las diferentes opciones que tienen de este delicioso platillo. Lo primero que debes escoger es la salsa: verde, roja, mole, frijol y la súper picosa; y si ninguna te convence, puedes preguntar por la especial del día; después debes elegir si quieres tu chilaquiles solos, con huevo, nopal, bistec, costilla, arrachera o pollo. Por último, debes de elegir si quieres media orden o una orden. Personalmente, recomiendo mucho la orden completa con salsa de frijol y salsa roja, acompañada con arrachera. Y, para acompañar tus Chilakillers, puedes pedir un agua del día, un refresco, una cerveza o michelada, un jugo o un refresco.

En lo que esperas tu comida, puedes darte una vuelta por el local y ver como preparan tu platillo a través de la cocina abierta. Poco después de ordenar, llevan a tu mesa un enorme plato, no importa si pediste la orden completa o la media, de chilaquiles con papa y frijoles. De hecho, es tanta la comida, que al principio puedes pensar que no te los vas a acabar, pero antes de que te des cuenta te terminas todo, pues los chilaquiles están realmente deliciosos.

Al terminarte tus chilaquiles (y probablemente limpiar totalmente tu plato) pides la cuenta, para descubrir que comiste increíblemente bien y muy rico, por menos de $150 pesos. Además, los meseros siempre están al pendiente, y tratando de servirte los más rápido posible, lo que te deja con un mejor sabor de boca. Por lo mismo, los Chilakillers son una excelente opción para desayunar o comer un sábado o domingo, con tus amigos o en una cita informal con tu pareja. Sin duda, un lugar único en donde puedes deleitarte con uno de los mejores platillos de México, y bajarte la cruda con algo bien picoso.

Datos Generales
Dirección: Avenida Revoluciòn #23, Local 3, Tacubaya, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo Promedio por Persona: de $100 a $200 pesos
Horario: Martes a viernes de 9:00 a 17:00 hrs. y sábados y domingos de 10:00 a 17:00 hrs.
Teléfono: 52-64-28-18
Facebook: www.facebook.com/pages/Chilakillers/194003373964081
Twitter: @chilaquillersdf 

King of Dogs: De Alemania a Nueva York, Hot Dogs para toda ocasión…

La verdad es que ya había pasado varias veces frente a King of Dogs y nunca se me había antojado comer ahí, pues el hecho de que la entrada diera, prácticamente, a una gasolinera me hacía pensar que era un lugar de mala muerte. Sin embargo, un sábado que me encontraba en Plaza Inn, y tenía muy poco dinero a la mano, decidí darle una oportunidad al pequeño restaurante de hot dogs de Guadalupe Inn. Salí de la plaza, cruce la pequeña calle, llegué a la gasolinera y subí por las pequeñas escaleras que llevan a la puerta.

Una vez adentro, recordé el por qué dicen que las apariencias engañan. El lugar, aunque sencillo, estaba muy bien puesto. Eran unas cuatro o cinco mesas hechas con carretes para mangueras y unas cuantas periqueras fabricadas con guacales. De un lado, una sencilla cocina abierta y del otro unas caricaturas de personajes mexicanos comiéndose un hot dogs. Me senté en una de las periqueras que dan a la ventana y me entregaron una carta.

A pesar de que el lugar es tan sencillo, la carta puede impresionar con su gran variedad, pues cuentan con 17 tipos diferentes de hot dogs; una variedad que logran gracias a que usan diferentes tipos de pan, salchichas, salsaschilis, sí algunos llevan diferentes chili. Además, cuentan con diferentes opciones de ensaladas, paninis y baguettes.

Y, si tienes ganas de un hot dog que no está en el menú, puedes crear tu propio hot dog eligiendo tu pan (ajonjolí, orégano y parmesano, poppy seed, cheddar y jalapeño o pan pizza), tu salchicha (americana, polaca kosher, bratwurst, rindwurst o schubling), el queso que quieras (manchego, cheddar, parmesano o crema), las verduras que se te antojen (champiñones, portobello, pimiento, guacamole, cebolla caramelizada, sauerkraut y papa) y el tipo de chili que desees (bloody mary, green, chicken, etc). Por otro lado, si crees que te quedarás con ganas de más, puedes pedir unas papas a la francesa, paprika, o gajo, así como la orden del chili que más se te antoje.

Yo decidí crear mi hot dog con pan de orégano y parmesano, bratwurst, queso parmesano y el chili Bloody Mary. También pedí un litro de agua fresca. Poco después de ordenar, me llevaron a mi mesa un enorme hot dog que deboré en un santiamén. Por cierto, estaba delicioso. Y, al terminarlo, no pude resistir la tentación de pedir un segundo hot dog, por lo que pedí un New Jersey Dog (pan de pizza, dos salchichas, cebolla caramelizada, y papa hojiela). Aunque no tenía ya tanta hambre, lo pedí king (también tienen piccolo) y también estaba delicioso.

Cuando ya no podía comer absolutamente nada más, pedí la cuenta. Cuando me la entregaron, no podía creer que había comido demasiado y bastante sabroso, por poco más de $150 pesos. Pagué y dejé una buena propina, pues, además, el servicio había sido excelente. Salí del lugar con un muy buen sabor de boca y con ganas de regresar a probar los demás hot dogs de King of Dogs. Y, antes de volver a trabajar, decidí darle tres vueltas a la cuadra, para bajar la comida. Sin duda, King of Dogs es un lugar ideal para disfrutar de un rico hot dog y una cerveza o agua fresca, con los amigos y sin gastar mucho dinero.

Por cierto, este lugar es Pet Friendly

Datos Generales
Dirección: Insurgentes Sur #1937, Local B, Guadalupe Inn, Ciudad de México, Distrito Federal
Precio Promedio por Persona: $100 a $200 pesos
Horario: Lunes a viernes de 8:00 a 21:00 hrs., sábados de 13:00 a 21:00 hrs. y domingos de 13:00 a 18:00 hrs.
Facebook: www.facebook.com/KingOfDogsMX
Twitter: @King_Of_Dogs_MX

La Veracruzana: Una Fonda de Mariscos Jarocha en la Ciudad de México

Texto y fotografías por Gerardo Mendoza ( @nbrx ) y Ricardo Rueda ( @Rich_Ra )

Esa tarde de domingo caminábamos en busca de un lugar donde sentarnos a comer. Cruzamos Insurgentes por Sonora, dimos vuelta en Medellín y, justo en la esquina con Chiapas, nos encontramos un pequeño restaurante, muy sencillo. En la fachada se podía leer una “La Veracruzana, Fonda de Mariscos“; y, como hacía calor y sí se antojaban unos mariscos decidimos entrar al pequeño comedero.

El lugar es pequeño, de hecho es una casita adaptada y decorada con estilo costeño; y tiene un ambiente muy relajado, mismo que se complementa perfectamente con el Latín Jazz del sonido local. Las paredes están decoradas con grandes espejos y en los techos tienen ventiladores, como los que se ven en las casas y negocios de la costa. En un costado cuentan con una barra donde preparan algunos platillos fríos, como ceviches, tostadas y cócteles, y donde, además, preparan las diferentes bebidas que ofrecen en La Veracruzana.

Sin embargo, lo que hace que esta fonda de mariscos sea especial es el menú, pues cuentan con una gran variedad de platillos jarochos. Después de revisar las seis diferentes preparaciones de mojarra, los caldos, los ostiones y las cazuelas de mariscos, y demás platos de la carta, nos decidimos por una tostada de pulpo, un coctel de pulpo y camarón, una mojarra al mojo de ajo y un filete de pescado. Y, después de ordenar nos sirvieron un caldo de camarón de cortesía, para ir abriendo el apetito.

Cuando sirvieron nuestros platillos en la mesa, descubrimos que las porciones son como de abuelita, de esas que a todos nos ven flacos; en otras palabras, son muy generosas y con un solo plato puedes quedar totalmente satisfecho. Además, todos los mariscos estaban muy frescos, casi tan frescos como en las palapas de Veracruz. Por otro lado, cabe mencionar, que nuestros platillos estaban bastante sabrosos. Terminamos bastante satisfechos y ya no nos entraba ningún bocado, por lo que nos quedamos con las ganas de probar las empanadas, las enchiladas de camarón a la talla, las picaditas, los chiles rellenos y los Plátanos Alvaradeños… y seguramente regresaremos pronto para probarlos.

No cabe duda de que La Veracruzana es un lugar en el que puedes disfrutar de las delicias del mar, al estilo jarocho, en un ambiente relajado y sin pretensiones y a un precio muy justo. Es un lugar ideal para ir con la pareja, la familia o los amigos más cercanos a pasar un rato agradable y comer muy rico, sin gastar mucho dinero.

Datos Generales
Horario: De lunes a domingo de 13:00 a 20:00 hrs.
Facebook: www.facebook.com/pages/La-Veracruzana/123780401053531
Costo Promedio por Persona: de de $150 a $250 pesos

Sucursal Roma
Dirección: Medellín #198, esquina con Chiapas, Colonia Roma, Ciudad de México, Distrito Federal
Teléfono: 55-74-04-74

Sucursal Coapa
Dirección: José Azueta #28, Colonia Avante, Ciudad de México, Distrito Federal
Teléfono: 56-77-90-96

Texto y fotografías por Gerardo Mendoza ( @nbrx ) y Ricardo Rueda ( @Rich_Ra )

Las Flautas de Vértiz: Cuarenta años de tradición gastronómica en la Colonia Narvarte

Ya llevaba varias semanas con ganas de unas buenas flautas. Y, a pesar de que ya había ido a dos o tres lugares por unos tacos dorados, no había logrado satisfacer mi antojo. Simplemente no lograba encontrar una flauta que fuera lo suficientemente buena. Sin embargo, un sábado lluvioso, al rededor de las ocho de la noche, y después de cenar, nos encontramos un pequeño comedero llamado Las Flautas de Vértiz. Habíamos comido poco, o teníamos mucha hambre, por lo que no me fue difícil convencer a mis acompañantes de que entráramos a probar los tacos dorados de Las Flautas de Vértiz.

Cruzamos la calle, atravesamos un espacio donde tenían un trompo de pastor, listo para servirse, y nos sentamos en una de las pequeñas y viejas mesas. Inmediatamente después, una señora, muy amable, nos dio la bienvenida, nos entregó la carta y nos ofreció algo de tomar. Después de que nos platicara la gran variedad de aguas de fruta de la temporada, decidimos ordenar un agua grande de guanábana y, como la especialidad de la casa son las flautas, cada quién pidió una orden de flautas. Poco tiempo después de ordenar, nos llevaron a nuestra mesa un enorme vaso de agua 100% natural. Lo mejor fue que, mientras tomábamos el agua, podíamos sentir (y hasta comer a cucharadas) la pulpa de la guanábana, con la que habían preparado el agua, era simplemente deliciosa.

Y, mientras disfrutábamos nuestra agua, la cocinera se asomó a través de la barra, que separa la cocina abierta con el comedor, y nos preguntó si queríamos que bañaran nuestras flautas en salsa roja, en salsa verde, o si las queríamos campechanas. Cuando estuvieron listas las flautas de barbacoa, de pollo y de papa con queso (según las pidió cada quién), nos sirvieron un plato con dos flautas bañadas en la salsa de nuestra elección y en crema, eso sí, con muchísimo queso rayado, para darles un toque especial. Y, lo mejor fue que, al probarlas, pudimos notar que no estaban nada grasosas, a pesar de ser fritas, por lo que se podían saborear mejor todos los ingredientes.

Por otro lado, si no tienes antojo o no te gustan los tacos dorados, en Las Flautas de Vértiz cuentan con una buena variedad de platillos para satisfacer a todos los gustos. Empezando por las especialidades (tacos) cuentan con diferentes opciones como el ¡No te entumas! (bistec, chuleta, pastor, tocino, jamón, morrón y queso), el ¿Qué me ves? (chuleta, pastor, jamón, tocino y quedo) o el Azteca (Bistec, chuleta, jamón, tocino, nopales y champiñones), entre otros. Además, cuentan con diferentes alambres, tortas, sincronizadas, gringas, quesos fundidos y consomés, ideales para satisfacer a cualquier paladar. Por cierto, cabe mencionar que en Las Flautas de Vértiz, también cuentan con diferentes paquetes que incluyen consomé, flautas, agua, fruta y postre, por menos de $70 pesos.

Después de comer, nos quedamos platicando con la señora que nos atendió y nos contó que Las Flautas de Vértiz tiene más de cuarenta años (y sí parecería que el lugar se quedó atrapado en el pasado) atendiendo a los vecinos de la colonia Narvarte. Y también nos platicó, que su popularidad fue tal que empezaron a abrir franquicias de Las Flautas por toda la Ciudad, pero que el local de Vértiz decidió independizarse para no tener que bajar la calidad, misma que se vive en cada platillo. Después, pedimos la cuenta para descubrir que habíamos comido muy rico, por menos de $60 pesos. Pagamos y salimos con un gran sabor de boca y con ganas de volver con mucho antojo, para probar todos los platillos que ofrecen en Las Flautas de Vértiz. Sin duda, es una excelente opción para comer rico y barato.

Datos Generales
Dirección: Doctor José María Vértiz #616, esquina con Diagonal San Antonio, Colonia Narvarte, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo Promedio por Persona: de $50 a $100 pesos

El Sabor de México en el Mercado Roma #ElSaborDeMéxicoEnMR

En el Mercado Roma hay una gran variedad de oferta gastronómicas ideales para satisfacer el paladar de todos los visitantes. En este lugar, se reúnen varios de los restaurantes más importantes de la Ciudad de México, así como diferentes proveedores de carnes, lácteos, dulces y utensilios que le surten a todos los restauranteros. No importa si tienes antojo de pasta, garnachas, helado, café, queso o comida francesa, en el Mercado Roma puedes encontrar todo lo que buscas. Y, entre toda la oferta gastronómica del Mercado Roma, nunca está de más probar las delicias mexicanas que sirven en los diferentes changarros.

Y, aprovechando el Mes Patrio, les presentamos un tour gastronómico, para que pruebas el sabor de México en el Mercado Roma ( #ElSaborDeMéxicoEnMR ) les dejamos un pequeño recorrido con diferentes restaurantes y platillos que vale la pena probar.

Azul Antojo

El recorrido empieza en el Azul Antojo, una sucursal del Azul (Condesa, Histórico y Oro) del Chef Ricardo Muñoz Zurita en el que podrás encontrar diferentes platillos mexicanos. Sin embargo, como la especialidad del lugar es la Cochinita Pibil, lo mejor es pedir una tostada de cochinita y aderezarla con la deliciosa salsa de habanero que preparan en este lugar (no es tan picante como parecería). Además, nada como acompañarlo con un agua fresca de mango o de guayaba.

Tlaxcalli Amantolli

Al fondo del Mercado Roma te encontrarás con Tlaxcalli Amantolli, un pequeño puesto en el que encontrarás diferentes productos preparados con tortilla de maíz azul. En este lugar encontrarás quesadillas, tacos y gorditas; sin embargo, lo mejor es pedir unas Rellenitas de Chicharrón prensado (y cubiertas con una deliciosa salsa verde). Cabe mencionar que, las Rellenitas de Chicharrón son un platillo especial que no podrás encontrar en la carta, y sólo lo prepararán en septiembre.

Barbacoa del 23

Y después de unas ricas rellenitas, nada como deleitarte con un delicioso consomé o un taco de barbacoa de Capulhuac, Estado de México. Y, si no tienes antojo de barbacoa, también puedes pedir un mixiote de cordero o vegetariano, que son cocinados en una estufa especial, creada para este restaurante.

José Guadalupe, Platos de Cuchara

Y, como el Pozole es uno de los mejores platillos de México, nada como un delicioso pozole rojo de José Guadalupe, Platos de Cuchara. En este lugar podrás encontrar un rico pozole de maciza, que fue cocinado con cabeza y oreja, entre otros ingredientes, que le dan un toque muy especial. Además, cabe mencionar que el caldo del pozole que sirven en José Guadalupe es preparado durante varios días, para que quede perfecto. Y, como seguramente ya no tendrás mucho espacio (después de tanta comida) puedes pedir el tamaño Princesa, que es pequeño y perfecto para probar sin atascarte de más.

Churrería El Moro

Y, para cerrar con broche de oro, nada como ir a la primera sucursal de Churrería El Moro, una churrería con más de ochenta años de tradición, y disfrutar de un delicioso churro tradicional. Aunque, también puedes aprovechar y deleitarte con un El Consuelo, que es un sándwich de helado, envuelto en dos rollos de churroSimplemente DELICIOSO.

Café y Postres

Y, para bajar un poco toda la comida, nada como darte una vuelta por Espresso y disfrutar de un café orgánico mexicano. O, si aún tienes ganas de algún antojo, puedes darte una vuelta por Dulce Almacén y disfrutar los dulces tradicionales mexicanos gourmet, o una de las paletas heladas de cocteles, que venden ahí.

Dulce Almacen

 

Espresso

Datos Generales
Dirección: Querétaro #225, entre Monterrey y Medellín, Colonia Roma, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo: de $300 a $400 pesos (por todo el tour y dependiendo de los platillos)
Horario del Mercado: Lunes a Domingo de 9:00 a 18:00 hrs.
Página web: mercadoroma.com
Facebook: www.facebook.com/mercadoromaMX
Twitter: @mercadoromaMX
Instagram: @mercadoroma