Burger Bar Joint: Un espacio de Hamburguesas y Buenos Momentos

Desde lejos, el Burger Bar Joint llama tu atención por su estilo neoyorkino, que resalta entre todas las casonas y edificios porfirianos de Álvaro Obregón. Mientras te vas acercando, te llega un rico olor a carne, que abre tu apetito. Entras, eliges una mesa, y te entregan dos cartas, una de comida y otra de bebidas. Abres la carta y te encuentras con una gran variedad de hamburguesas, ensaladas, entradas y guarniciones, para todos los gustos.

Para empezar puedes pedir una Sopa Minestrone, una Crema de Quesos, una Chicken Noodle Soup, Junk Fries, un Hot Dog Clásico, Aros de Cebolla, Calamares Fritos, o una orden de Pepinillos Fritos. O, si lo prefieres, puedes pedir una ensalada para compartir; personalmente, recomiendo mucho la Ensalada de Arúgula (arúgula, jitomate deshidratado, queso parmesano y vinagreta de cítricos), y la Ensalada Griega (jitomate, pepino, pimientos, cebolla,  alcaparras, aceitunas negras y trozos de queso feta). Y, para acompañar tus alimentos, puedes pedir un Soda Pop Clásico (zarzamora, fresa, frambuesa, yerbabuena, jugo de arándano y top de soda), refrescante y deliciosa.

Y, como la especialidad de Burger Bar Joint son las hamburguesas, no puedes dejar de revisar la gran selección de hamburguesas gourmet que tienen en este lugar. Puedes elegir entre la BBJ Buger (7oz de carne Angus, salsa BBJ, pepinillos fritos, lechuga, jitomate y cebolla), la Gyro Burger (7oz de carne Angus, salsa tzatziki, queso feta marinado y cebolla encurtida), la Portobello Burger (con portobellos rostizados en vez de pan, pimientos grillados, espinaca, queso de cabra y cebolla), la Shrimp Burger ( 7oz de Camarón cristal, aguacate, arúgula, cebolla y alioli picante de limón) o la Pss Pss (7oz de carne Angus, jitomate, lechuga italiana, aros de cebolla blanca y queso cheddar). Aunque, si tienes antojo de algo más mexicano, puedes revisar las diferentes hamburguesas inspiradas en la gastronomía mexicana, y deleitarte con una hamburguesa al pastor, con barbacoa, con arrachera o con chilaquiles. Por cierto, entre Las Mexicanas, recomiendo mucho la Azteca Burger (carne Angus marinada en salsa pasilla y gratinada con queso Monterrey Jack con aguacate, chicharrón, juliana de tortilla , crema y aros de chile pasilla).

Después de ordenar, llevan a tu mesa una tabla con la guarnición que hayas elegido y una enorme hamburguesa. Y, al momento de probar la hamburguesa de Burger Bar Joint, descubres por qué son la especialidad de la casa. La carne se encuentra en su punto y, junto a la mezcla de ingredientes, hacen que la hamburguesa sea única. Simplemente deliciosa.

Y, lo mejor de Burger Bar Joint, es el precio, pues puedes comer muy rico y muy bien, sin gastar mucho dinero. Además, el ambiente que se vive en esta hamburguesería es muy relajado, por lo que es un lugar ideal para ir con los amigos, a disfrutar de un momento agradable, o con tu pareja, para una cita casual. Sin duda, una opción ideal para pasar un tarde de sábado o domingo con rica comida y buena compañía.

Datos Generales
Precio Promedio por Persona: de $200 a $300 pesos
Teléfono: 55-55-90-89
Facebook: www.facebook.com/BurgerBarJointMexico
Twitter: @BurgerBarJoint1

Sucursal Roma
Dirección: Álvaro Obregón #100, Colonia Roma Norte, Ciudad de México, Distrito Federal

Sucursal Polanco
Dirección: Lago Alberto #320, Col. Anáhuac, Ciudad de México, Distrito Federal (Dentro de Parques Polanco)

Sucursal Universidad
Dirección: Av. Universidad #1010, Ciudad de México, Distrito Federal (Eje 8 Sur Popocatepetl)

Museo de las Relaciones Rotas: Un recorrido por grandes historias de Amor fallido, en el MODO

Se conocieron en algún lugar de la Ciudad de México y empezaron a salir. En una de sus primeras citas, una gitana, de edad avanzada, se le acercó a ella y leyó en su futuro, diciéndole que terminaría casada con él. Ante el buen pronóstico, la gitana les ofreció una rosa de papel, que ellos compraron y guardaron celosamente. Pasaron trece años. Al principio. La relación parecía marchar sobre ruedas; pero el tiempo fue desgastándola. Un día él abandonó a quien los astros decían que sería su esposa, pues se reencontró con una mujer de su pasado de quien siempre estuvo enamorado. Ella se quedó con la flor de papel, que le recordaba la promesa de un futuro que nunca fue, lastimándola en cada encuentro, hasta que un día decidió deshacerse de la flor y contar su historia a todos los visitantes del Museo de las Relaciones Rotas.

Y como esta flor de papel, el Museo de las Relaciones Rotas, exposición temporal del Museo Objeto del Objeto (MODO), alberga cientos, si no es que miles, de objetos que resguardan un sinfín de historias de amor y desamor, que han ocurrido a lo largo del país, y del mundo entero. Simples objetos que encierran una fuerte carga emocional, al ser testigos y protagonistas de una relación que llegó a su fin. Objetos que, durante días, semanas, meses o años se convirtieron en fetiches llenos de recuerdos, que no le permitían a sus dueños seguir adelante.

“Al querer quemar mi vestido de novia, quise olvidar: Tu mirada agresiva, tus caricias a golpes, tu olor a alcohol. Tus tantas amantes, tus cigarros mojados, tus armas, tu anillo en el dedo meñique, tus Navidades lúgubres, tu ausencia mientras nuestra segunda hija fallecía
Segundos después me di cuenta de que no podía quemar mi mente, ni la historia que me llevó a comprender que adiós es bueno.
Hoy, soy feliz viendo crecer a nuestras hijas y con el hombre ideal que llena todos mis huecos.
Entonces, lo apagué…”

Con esta colección de objetos e historias, el Museo de las Relaciones Rotas busca darle, a los protagonistas de las historias, la oportunidad de dejar atrás esos momentos y vivencias tristes y dolorosos, para que puedan continuar escribiendo su historia personal, con nuevos personajes y momentos. Todo, mientras que el espectador se reconoce en las historias contadas, recordando los grandes amores que ha tenido en su vida.

Él me compró estos tenis y son bellos como lo era él. Nunca me quedaron y acabaron causándome mucho dolor e incomodidad así que sólo los use por un corto tiempo. Como él.”

El Museo de las Relaciones Rotas surgió en Croacia, bajo la visión de Olinka Vištica y Drazen Grubisic, y, desde su inauguración, ha viajado a lo largo del mundo, recopilando miles de objetos e historias de amor y desamor. Y, este año, el Museo de las Relaciones Rotas llegó al Museo Objetó del Objeto, en la Colonia Roma. En esta parada, el Museo realizó una convocatoria para que los mexicanos compartiéramos nuestros recuerdos con el mundo. Por lo mismo, en la exposición, podrás encontrar objetos e historias que ocurrieron en nuestro país, así como en el resto del mundo. Mientras recorres los pasillos del Museo de las Relaciones Rotas, puedes reconocerte en el dolor y la tristeza de sus protagonistas, pues todos hemos vivido una historia similar; pero, también, puedes reconocerte en la voluntad de seguir adelante y usar esas tristes vivencias, para mejorar.

“Fue mi psicóloga 3 años y medio, me notificó que dejaría de serlo, seis meses después me buscó y comenzamos a salir.
Vivimos juntas año y medio.
Me regaló el dije de esposas de acero intentando denotar que lo nuestro simulaba un matrimonio. Nuestra relación terminó porque jamás logró salir del clóset.
Yo tenía 22 años y ella 36 cuando terminamos. Ahora vive con un hombre argumentando que jamás podría aceptarse homosexual.”

Datos Generales
Dirección: Colima #145, Col. Roma, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo: $40 pesos y $20 pesos a estudiantes, maestros y personas de la tercera edad. Los niños menores de 12 años entran gratis.
Horarios: de miércoles a domingo de 10:00 a 18:00hrs.
Página web: www.elmodo.mx
Teléfono: 55-33-96-37
E-Mail: contacto@elmodo.mx
Facebook: www.facebook.com/MuseoModo
YouTube: www.youtube.com/museomodo
Twitter: @museomodo

El Peñar de los Pibes: El sabor y la música de Argentina en Coyoacán

Era viernes por la tarde. Ya tenía hambre y me encontraba por Coyoacán. Pensé en varias opciones para comer en el Centro de Coyoacán, pero, mientras me acercaba, me puse a pensar que seguramente estaría todo muy lleno y sería complicado encontrar algún lugar donde estacionarme, o sentarme a comer. Por lo mismo, decidí rodear el centro y buscar algún lugar en las afueras. De pronto, y sin saber la ruta que tomé, terminé en División del Norte. No encontraba ningún lugar que se me antojara, y se empezaba a hacer tarde. El hambre ya me estaba ganando y estuve a punto de comer en un KFC que me encontré en el camino. Di la vuelta para entrar al estacionamiento, pero el tráfico no me dejó cruzar y tuve que seguirme de largo.

Unos metros más adelante encontré un lugar para estacionarme. Apagué el carro, me bajé y descubrí que estaba justo frente a El Peñar de los Pibes. Me asomé al pequeño restaurante y me llegó un delicioso aroma a carne asada, el lugar era pequeño, aunque bastante acogedor. Tenía varias mesas de madera a lo largo de un salón alargado, y un pequeño tapanco, o desnivel, con más mesas, mismo que usan de escenario cuando hay cena-show. Como hacia calor, decidí tomar una de las dos mesas exteriores que se encuentran justo en la entrada.

Me entregaron unas tablas de madera amarradas, donde tenían la carta. Al revisarla me encontré con varias platillos argentinos, y otros inspirados en la gastronomía italiana. La elección de platillos fue muy complicada, pues cuentan con varias entradas, como Vithel Toné, Provoleta, Empanadas, Tartas Pascualina, Choripanes, Morcillas, Chorizo y Papas a la Francesa, entre otros. También cuentan con varias sopas, pastas y ensaladas para todos los gustos. Además, ofrecen una gran variedad de platillos a la parrilla, como Salmón a la Parrilla, Milanesa, Churrasco, Arrachera, Asado de Tira, Costillar, Vacío, Bife de Chorizo y de Lomo y Mollejss, entre muchos otros.

Terminé ordenando una empanada de chorizo, medio churrasco acompañado de una papa al horno, y una limonada mineral. Después de ordenar me sirvieron una canasta con pan bolillo, chimichurri y salsa roja. Empecé a abrir apetito con el chimichurri, cuando me sirvieron una empanada, de muy buen tamaño, rellena con chorizo y queso. Simplemente deliciosa. Y, al momento de acabar llegó a mi mesa una tabla con dos grandes pedazos de churrasco, término medio, y una papa mediana al horno. Debo confesar, que la carne no duró mucho en el plato, pues estaba en su punto.

Al terminar de comer, me quede todavía un rato en El Peñar de los Pibes, leyendo un rato y disfrutando de la tranquilidad de la zona. Y, al momento de pagar la cuenta, me comentó uno de los dueños, que suele estar al pendiente de los comensales, que todos los sábados realizan una cena-show con 13 artistas en escena, en la que puedes disfrutar de música y canto en vivo, así como un show de tango, retomando el concepto de las peñas folklóricas argentinas. A decir verdad, la experiencia que viví en El Peñar de los Pibes me dejo un muy buen sabor de boca, por lo que me quedé con ganas de volver un sábado por la noche, a disfrutar de la rica comida argentina de este lugar, y vivir una noche de tango con su show.

No cabe duda de que El Peñar de los Pibes es un restaurante ideal para todos los amantes de los sabores y la música argentina; es un rincón en el que puedes disfrutar de una rica velada con tu pareja, mientras se dejan llevar por los sabores de Argentina. Sin duda, una excelente opción para cenar un sábado por la noche.

Datos Generales
Dirección: Av. América #89, Col. Parque San Andrés, Del. Coyoacán, Ciudad de México, Distrito Federal (casi llegando a División del Norte)
Precio promedio por persona: de $200 a $300 pesos
Horario: De lunes a domingo de 13:00 a 21:00 hrs.
Teléfono: 55-44-68-19
Página web: www.elpeniardelospibes.com.mx
Facebook: www.facebook.com/pages/El-Peñar-de-los-Pibes/189844391104188

Takeshi Koji: Comida Japonesa y Saludable en la Colonia Roma

Desde hace algún tiempo, cada que pasaba por la calle de Coahuila, en la Roma Sur, no podía evitar fijarme en un restaurante japonés que abrieron justo dejado de Zona Fitness Roma, un enorme gimnasio. El restaurante resalta entre todos los de la zona, pues esta decorado con diferentes elementos “tradicionales” japoneses, mientras que el resto de locales son bastante sencillos. Por lo mismo, un domingo que tenía tiempo y me encontraba en la zona, decidí darme una vuelta por el lugar, y probar el sushi de Takeshi Koji.

Entré y me encontré con un pequeño rincón japonés con una barra de sushi de un lado y una barra de bebidas del otro. Me senté en una de las mesas junto al ventanal que da a la calle y abrí la carta. En ese momento, una persona se acerco y me habló de los Teishokus y las opciones light. Por un lado, los Teishokus son paquetes de comida japonesa, en los que mezclan diferentes platillos orientales, mientras que las opciones light son paquetes de comida baja en calorías, sin ser japoneses.

Al revisar la carta y descubrí una gran variedad de entradas, sopas, kushiagues, ensaladas, nigiris, robatayakis, arroces, sushis y demás platillos japoneses, o inspirados en la gastronomía nipona. La elección fue muy complicada; sin embargo, terminé decidiendome por un tazón de Spicy Tuna, una Sopa Miso con Salmón y un Yakimeshi de pollo.

Tiempo después me sirvieron un generoso tazón con sopa y otro con arroz y atún crudo. Y, al momento de servirme, me comentaron que uno de los frascos de soya era con soya regular (más concentrada) y la otra con Shoyu, que es a la que estamos acostumbrados. Mientras me terminaba mis platillos me sirvieron el Yakimeshi. Debo decir que todo estaba bastante sabroso, especialmente el tazón de Spicy Tuna, que tenía una muy

Takeshi Koji ofrece una gran variedad de ricos platillos japoneses, con porciones generosas y a precios muy accesibles, en un ambiente muy tranquilo y relajado; mismo que lo hace ideal para disfrutar de un buen libro, o una charla amena con amigos o la pareja. Es una excelente opción para comer rico entre semana, si trabajas en la zona, o para disfrutar de un buen momento en fines de semana.

Datos Generales
Dirección: Coahuila #164-A, colonia Roma Sur, entre Monterrey y Medellín, Ciudad de México, Distrito Federal
Costo promedio por persona: de $120 a $200 pesos
Horario: lunes a jueves de 8:00 a 23:00 hrs, viernes y sábado de 8:00 a 2:00 hrs. y domingo de 8:00 a 22:00 hrs.
Teléfono: 21-54-48-69
Facebook: www.facebook.com/pages/Takeshi-Koji-Japanese-Healthy/664738333564333

Ecobutik: Productos orgánicos y sustentables en la Ciudad de México

La industrialización y la modernidad nos han traído muchas ventajas y comodidades; basta manejar hasta el súper más cercano, tomar un carrito de súper y recorrer los pasillos en busca de lo que se te antoje. Así de fácil. El único problema, es que para satisfacer las necesidades de toda la población de las grandes urbes, como la de la Ciudad de México, los productores han recurrido a diferentes técnicas y químicos para sus cultivos; mismos que pueden llegar a ser perjudiciales para el cuerpo humano. Además, en la gran mayoría de los casos, los intermediarios, al buscar ofrecer el mejor precio posible a sus compradores, suelen malpagar a los productores.

Y estamos tan acostumbrados a la comodidad del supermercado, la mayoría hemos perdido el interés de consumir productos libres de químicos, u orgánicos. Pero, por suerte, en los últimos años, se ha visto una pequeña tendencia de consumir este tipo de productos, por lo que, en diferentes zonas de la Ciudad, se han abierto varias tiendas o minisupers que ofrecen productos orgánicos, y de comercio justo, permitiéndonos consumir alimentos más naturales de una manera cómoda y a precios accesibles. Un gran ejemplo de estas tiendas es Ecobutik una pequeña tienda en la que puedes encontrar todo tipo de productos orgánicos y amigables con el ambiente.

En este lugar podrás encontrar frutas, verduras y carnes 100% orgánicas (certificadas), así como diferentes botanasconservas naturales, y diferentes semillas e ingredientes ideales para mejorar tu alimentación, como chía, amaranto, quinoa, entre otras. Por sí fuera poco, en la Ecobutik podrás encontrar diferentes productos de belleza y para el hogar, hechos con materiales reciclados y/o biodegradables, por lo que tu consumo no dañará al medio ambiente.

Cabe mencionar, que todos los productos que venden en la Ecobutik están certificados, por lo que puedes estar segur@ de todo lo que consumas será libre de químicos y procesos dañinos para la salud. Además, la mayoría de los productos que ofrecen en este lugar son de Aires De Campo, que fue la primera empresa con certificación orgánica en México.

Por lo mismo, si estas buscando comprar alimentos y botanas orgánicos, o productos de cuidado personal, de aromaterapia, de medicina alternativa, para niños y bebés, para el hogar o la oficina, o accesorios de vestir, que sean amigables con el medio ambiente, y no quieres gastar mucho dinero, vale mucho darse la vuelta por la Ecobutik y revisar todos sus estantes llenos de productos orgánicos y sustentables.

Datos Generales
Página web: www.ecobutik.com
Facebook: www.facebook.com/Ecobutik
Twitter: @ecobutik

Sucursal San Ángel
Dirección: Amargura #14 Local 1 Col. San Ángel
Teléfono: 55-50-94-06
Horario: Lunes a viernes de 9:00 a 19:00 hrs., sábado de 10:00 a 19:00 hrs. y domingos de 11:00 a 17:00 hrs.

Sucursal Centro
Dirección: Isabel La Católica #30, local 10, col. Centro, Ciudad de México, Distrito Federal
Teléfono: 55-10-13-36
Horario: De lunes a sábado de 10:00 a 20:00 hrs. y domingos de 10:00 a 18:00 hrs.

Under The Volcano Books: Un espacio de libros en inglés en la Condesa…

Fui engañado por el horario de verano. Todavía tenía una hora libre y no tenía nada que hacer. Empecé a caminar por las calles de la Condesa. Iba por Sonora y al llegar a Av. México di la vuelta a la izquierda. Llegue a la glorieta de Popocatépetl y la rodee. Al llegar a la esquina con Celaya, me encontré un viejo edificio estilo Art Deco del que salía música de The Smiths. Me acerqué con curiosidad y, a la entrada del lugar, me topé con una pila de libros en inglés abandonados sobre la acera. A un lado, había un letrero, en una pizarra, que decía “Books in English Upstairs“, y un estencil que anunciaba Under The Volcano Books.

Entré al edificio y me encontré con un lobby vacío y algo obscuro. Sonaba The Velvet Underground. Subí las viejas escaleras, decoradas con cuadros antiguos, hasta llegar a un hall. Al fondo me encontré con una pequeño cuarto con varios libreros llenos con todo tipo de libros en inglés. Me acerqué a conocer la colección de libros y descubrí varía novelas clásicas, y algunas contemporáneas, libros de política e historia (varios de México), entre otros.

Estando en la librería conocí a Grant Coswell, el fundador de Under The Volcano Books, y guionista y activista originario de Seattle, quien me platico sobre el concepto del lugar. Resulta que esta pequeña librería de la Condesa, busca ser un centro comunitario y cultural para expatriados estadounidenses, en el que podrán encontrar diferentes libros de todos los géneros, y conocer un poco más de la cultura mexicana. Además, es un lugar en el que los mexicanos podemos encontrar material para practicar nuestro inglés.

Esta librería, que debe su nombre al libro de Malcolm LowryBajo el Volcán“, ofrece títulos nuevos todos los días; y lo mejor es que todos los libros son muy accesibles, pues suelen ser de segunda mano. Además, Under The Volcano Books, se mantiene, principalmente, con ayuda de las donaciones de libros que les hacen, lo que permite una mayor diversidad de títulos.

Under The Volcano Books es espacio en el que mexicanos y expatriados pueden escapar de la cotidianidad y perderse en un mundo literario, lleno de aventuras y aprendizajes. Es uno de los pocos lugares especializados en literatura en inglés, en el que, además de encontrar buenos títulos, podrás recibir recomendaciones literarias. Sin duda, una excelente opción para encontrar una buena lectura o un regalo.

Datos Generales
Dirección: Celaya #25, Col. Hipódromo Condesa, Ciudad de México, Distrito Federal
Horario: Lunes a viernes de 11:00 a 19:00 hrs., sábados y domingos de 11:00 a 17:00 hrs.
Página web: www.underthevolcanobooks.com
Facebook: www.facebook.com/pages/Under-the-Volcano-Books/166944103333298

Adiós Carlota: El amor y la locura de le Emperatriz de México en el Alcazar del Castillo de Chapultepec

April 10, 2014
8:30 pm
April 11, 2014
8:30 pm
April 12, 2014
8:30 pm
April 13, 2014
8:30 pm
April 14, 2014
8:30 pm
April 15, 2014
8:30 pm
April 16, 2014
8:30 pm
April 21, 2014
8:30 pm
April 22, 2014
8:30 pm
April 23, 2014
8:30 pm

Dicen que la historia de amor entre Carlota y Maximiliano fue única. Que desde la noche en la que Maximiliano llegó a Bruselas aquella noche de mayo de 1856, vestido con su uniforme blanco de almirante de flota austriaca, Carlota cayó perdidamente enamorada del joven del Archiduque de AustriaAmor a primera vista. La boda se arregló rápidamente, para que la enamorada pareja pudiera unir sus vidas lo antes posible. Desde el casamientoCarlota siempre declaró que era feliz.

“Llegaste tú y contigo llegaron la juventud y la alegría y supe que mi vida tenía una luz distinta porque los iluminabas tú con tu humor y tus sonrisas.” Carlota

Tiempo después, Maximiliano aceptó viajar a México para ocupar el trono del imperio que se iba a fundar, a pesar que que la abuela de Carlota aseguraba que era una hazaña muy peligrosa. Una vez en México, el ahora emperador mandó construir un enorme castillo, para su esposa, con vista a todo el Valle de México y a los volcanesCarlota pensó que este sería un nido de amor, pero con el castillo también llegaron los rumores de la infidelidad de Maximiliano. Poco tiempo después, Napoleón III decidió retirar las tropas francesas del país, dando el primer paso para el derrumbe del Segundo Imperio MexicanoCarlota, confiada de que podría arreglar la situación, decidió viajar a Francia para hablar con Napoleón. Pero durante el viaje, el entonces presidenteBenito Juárez, aprobó la ejecución de Maximiliano. Y dicen que, las últimas palabras del emperador fueron: “¡Pobre Carlota!“. La viuda pasó el resto de su vida en Europa, sufiendo de una intensa locura.

Adiós Carlota es la historia de los últimos minutos de la vida de la emperatriz de México, quien, entre sueños y delirios, revive algunos de los mas hermosos recuerdos de su juventud, y su amor por Maximiliano. Una impresionante puesta en escena sin diálogos, en la que cuatro títeres, llenos de emociones, nos introducen en la apasionante historia de amor (y desamor) que condujeron a Carlota a la locura.

“Mucho se ha escrito acerca de Carlota de Habsburgo y su destino trágicoAdiós Carlota es un proyecto pluridisciplinario que le brinda al espectador un acercamiento nuevo y simbólico a este enigmático personaje a través de la fuerza cautivadora del espectáculo de títeres.” Programa

No cabe duda de que Adiós Carlota es una puesta en escena completa; a pesar de que la obra es muda, y los cuatro personajes son títeres, gracias al excelente trabajo de los titiriteros, la iluminacion y la música; se pueden apreciar las emociones de cada uno de ellos: la Carlota enamorada, la Carlota celosa, la Carlota Melancólica… Además, cabe mencionar que el juego de luces de la obra es espectacular, pues aumenta la intensidad de cada una de las escenas, de una manera sin igual.

Adiós Carlota es, sin duda, una de las propuestas teatrales más interesantes que he visto en los últimos años, pues logra introducirnos en la poesía de una tormentosa historia de amor, que nos permite experimentar con diferentes pasiones humanas, la soledad y la locura. Además, la manera en la que manejan la historia de Catalinia y Maximiliano es espectacular. Realmente una puesta en escena que vale la pena disfrutar un fin de semana.

Datos Generales
Lugar: Alcazar del Castillo de Chapultepec (Primera Sección del Bosque de Chapultepec, Ciudad de México, Distrito Federal)
Composición musical: Deborah Silberer
Dirección: Gerardo Ballester Franzoni.
Costo: $250 pesos
Funciones: Jueves 10, viernes 11, sánado 12, omingo 13, lunes 14, martes 15, miércoles 16, lunes 21, martes 22 y miércoles 23 de abril 2014, a las 20:30 hrs.
Teléfono: 55-53-46-42
Página web: www.castillodechapultepec.inah.gob.mx
Facebook: www.facebook.com/museodehistoria
Twitter:@Museodehistoria

Facebook de la obra: www.facebook.com/AdiosCarlotaTeatro
Twitter de la obra: @adioscarlota


**Imágenes tomadas del Facebook de la obra**


**Imágenes tomadas del Facebook de la obra**

La Casa del Olivo: los aromas y sabores del Aceite de Oliva y el Vinagre Balsámico en la Condesa

El aceite de oliva se encuentra presente en la dieta tradicional de un gran número de países a lo largo del mundo, especialmente en los países latinos y del Mediterráneo. Y es que, este alimento se ha utilizado desde hace más de cuatro mil años, gracias a su fácil extracción y los diferentes usos que se le pueden dar. Además, en los últimos años se han desarrollado una infinidad de estudios que demuestran los grandes beneficios que aporta este producto, consumido de forma moderada, a nuestra salud.

Por un lado, el aceite de oliva es un alimento rico en vitamina el que previene la oxidación del colesterol, también es rico en polifenoles, que previene el envejecimiento celular y el desarrollo de células cancerígenas; por el otro lado, las propiedades de este alimento ayudan a endurecer los huesos y rebajar los niveles de glucemia. Además, gracias a sus deliciosas propiedades organolepticas, es un ingrediente ideal para resaltar los sabores de nuestras ensaladas y demás platillos.

Hoy en día podemos encontrar diferentes presentaciones de aceite de oliva en cualquier supermercado, pero la variedad de tipos de aceite suele ser algo limitada, por lo que podemos quedarnos siempre con las ganas de un aceite diferente. Sin embargo, en la Condesa se esconde La Casa del Olivo, un pequeño lugar en el que todos los amantes del aceite de oliva podrán encontrar una gran variedad de aceites preparados con diferentes ingredientes como naranja, limón y ajo con hongos, entre muchos otros. Además, en La Casa del Olivo podrás encontrar diferentes tipos de aceites balsámicos, con preparación italiana, de diferentes sabores.

Las opciones son ilimitadas,y día a día tienen tipos diferentes de vinagres y aceites, por lo que la elección puede llegar a ser complicada; pero, si no logras decidirte por uno, al leer los ingredientes, puedes pedirle a la persona encargada que te recomiende alguno, o que te de a probar con un pedazo de pan todos los aceites y vinagres. Y si, aun no sabes qué aceite comprar, puedes pedir que también te den a probar el aceite de trufa, que suelen tener también a la venta.

Una vez que te decidiste por un aceite y/o vinagre (o varios), es momento de elegir cuánto llevarás; puedes pedir una botella de 100, de 250 o 375 mililitros. Si es la primera vez que vas a La Casa del Olivo pagarás el precio completo, pero en tus siguientes visitas puedes llevar la botella de vidrio y entregarla para que te hagan un descuento (es una botella retornable). Y, por si fuera poco, puedes revisar las diferentes antigüedades que venden en La Casa del Olivo, en las que podrás servir tus aceites y vinagres e impresionar a tus visitas.

Sin duda, La Casa del Olivo es un lugar ideal en el que los amantes de la comida y los buenos sabores, podrán deleitarse con las propiedades del aceite de oliva y el vinagre balsámico. Además, es una excelente opción para comprar algún detalle para regalar.

Datos Generales
Dirección: Av.Mexico #123 (sobre Iztaccihuatl), Condesa, Ciudad de México, Distrito Federal (casi frente a Parque México)
Teléfono: 30-79-40-14
Facebook: www.facebook.com/pages/La-Casa-del-Olivo/205676246223395
Twitter: @OlivoCasa

También se puede correr por Coyoacán (Tune Up Coyoacán, 5 y 10 millas)

A las 5:15 sonó mi alarma. Para mi, seguían siendo las 4, pero con eso del cambio de horario sabía que era momento de levantarme. Como pude llegué a la regadera, me metí a bañar (parte del ritual establecido) y escogí los shorts más cómodos: unos Saucony negros. Me puse la playera de la carrera y claro, como 20 minutos después casi antes de salir, me di cuenta que estaba al revés. Típico de mi…

Confieso que la playera de esta carrera me gustó bastante. Sin ser de marca, la tela era suave y el corte lo sentí perfecto. Los colores estuvieron muy bien elegidos y el diseño de la impresión está divertido: un corredor en rosa y morado. Comí una barrita de granola y un plátano. Preparé un poco de Nuun y listo.

Una hora después, mi papá ya estaba en la puerta esperándome. No tienen idea de cómo lo admiro; levantarse a esas horas los domingos para acompañar a la loca de su hija a una carrera más… no cualquiera lo hace. En fin, él ha sido parte importante de la motivación por la que corro. Jamás se da por vencido y siempre nos ha motivado a llevar una vida sana.

A las 6:45 estábamos frente a los Viveros de Coyoacán, en la calle de Progreso. Como siempre mi papá diciéndome: “Ya ponte a calentar, ándale. Corre, brinca, estira un poco”. Como pude me metí a la zona de calentamiento, que ya estaba atascada, y espere a que nos dieran la indicación para salir. La carrera estuvo un poco apagada por parte de los organizadores pero eso se compensó con la buena vibra de los corredores que se animaban y platicaban de la música que llevaban, el tiempo que querían hacer o el cansancio crónico que muchos ya cargamos y casi no sentimos. A las 7:10 dieron la salida y todos salimos hacía las calles de uno de los barrios consentidos de los defeños: Coyoacán.

La distancia eran 10 millas (16 kilómetros). Me propuse correr las primeras 2.5 a un paso cómo de 9:15 por milla. No pude. No se si fue la emoción o que pero arranqué a un paso de 8:45 la milla. Me sentía empujada por algo. Coyoacán siempre ha sido una zona de la ciudad que he sentido muy cercana. Mi abuelo creció ahí. Mi papá es coyoacanénse de nacimiento y siempre ha sido un lugar común. Y eso fue lo que pensé durante las millas restantes: mis vivencias por Coyoacán, específicamente la zona del centro.

Recordé que de chica mis papás me llevaban a comer hot cakes de figuritas al mercado. No había la cantidad de gente que hay ahora, era un ambiente más familiar, creo que sin tanto antro. O yo no lo notaba por la edad, no sé. También estaba la época de Día de Muertos, fecha en la que mi abuela me llevaba al mercado a buscar el típico disfraz y a comprar todo para la ofrenda. Las calles empedradas de la colonia, esas que le ayudan a conservar el aire de pueblo, empezaban a hacerme bajar el paso, pero no tanto como para no llevar una buena marca. En el km 5 me acordé de la vez que conocí a un muy buen amigo afuera del Jarocho, institución tradicional en la colonia.

Al pasar por Corina y Malitzin me dieron ganas de voltear a ver si veía ese departamento en el que pasé días enamorada y ampliando mi cultura musical. Acababa de cumplir 20 y salía con alguien 10 años más grande. Coyoacán era nuestra zona para salir, caminar, comer y conocernos. Fue una época bastante divertida. Pero  quedó atrás, junto con los primeros 7 km. Yo no me sentía para nada cansada. En cada 2 km tomaba agua o Gatorade y sentía que mi ritmo de 8:30 la milla me iba de maravilla. División del Norte es de esas calles que no tienen nada de especial, es como un mero trámite para llegar a Miguel Ángel de Quevedo, avenida llena de árboles. Sobre ésta se encuentra la librería El Sótano, adonde siempre iba a comprar mis libros para la escuela. No es mi favorita. Sé que tiene un gran surtido, pero para mi siempre se reducirá a lo que me pedían para mi clase de Geografía.

Al llegar a la calle de Tres Cruces, no podía creer que sólo me quedaban 4 km. Estaba cruzando los 12 km en 1:10. Créanme, para mi que llevo un año y medio corriendo, era todo un suceso. El problema fue que a partir de aquí, Miguel Ángel de Quevedo es una subida constante,  por lo que vi a muchas personas bajarle el ritmo. Yo intentaba no caer en eso. Pensé en las tardes en las que mis papás me llevaban a Pizza Plaza o a Showbizz Pizza. No recuerdo la comida pero que amaba los juegos de ese lugar. Y no se por qué pero recordé cuando teníamos que ir a Hermanos Vázquez. Terrible, lo sé.

Cuando regresé de 1990, estábamos en Francisco Sosa, a la altura del Instituto Italiano, y quedaba algo así como una milla. Ni me fije bien en cuanto había hecho los 15 km, quiero pensar que en algo así como 1:20. Recordé que ya sólo quedaba tomar la calle de Ayuntamiento, girar  a la izquierda, luego a la derecha y ver la meta al fondo. A esta altura había mucha gente echando porras a los que íbamos llegando. A mi lado derecho quedaban los Viveros, una de mis pistas favoritas para ir a entrenar, aunque al principio odiaba tanto a la arcilla. Al girar a la derecha y ver la meta tan cerca, decidí acelerar. Mire el cronómetro, 1:24. La pura felicidad.

¿Qué escuché para estas 10 millas?

Créanlo o no, pero un buen set de canciones al correr puede ser tan determinante… Esto fue lo que me ayudó durante la carrera.

  1. Lithium- Polyphonic Spree
  2. Y Control- Yeah Yeah Yeahs
  3. Hey baby- No Doubt
  4. Get Lucky- New Young Pony Club
  5. Th Bay-Metronomy
  6. Cant stand me now-The Libertines
  7. Magik-Klaxons
  8. Sour Cherry-The Kills
  9. Cousins-Vampire Weekend
  10. Caballito nocturno- Sonido Gallo Negro
  11. Tigerlilly- La Roux
  12. Gigantic-Pixies
  13. Seventeen-Ladytron
  14. Tomorrow-James
  15. Darts of pleasure- Franz Ferdinand
  16. London calling- The Clash
  17. A rose by any name-Blondie
  18. Bang bang Rock and Roll- Art Brut
  19. Briantstorm- Arctic Monkeys
  20. Neighborhood 3- Arcade Fire
  21. Kilimanjaro-Babyshambles
  22. Alala- CSS
  23. We are beautiful, we are doom- Los Campesinos
  24. Parklife- Blur
  25. Heart in a cage- The Strokes
  26. Speaking in tongues-Arcade Fire ft. David Byrne
  27. Fell in love with a girl- White Stripes
  28. Cannonball- The Breeders
  29. Ce jeu- Yelle

 Y después de la carrera….

Aprovechando que estábamos en Coyoacán, decidimos ir a desayunar a La Pause, restaurante conocido por los sureños de la zona. Está ubicado dentro de una casa típica, de esas que tienen un patio al centro con enredadera. El pan dulce es muy rico y el café para acompañarlo, también.  Nada como un desayuno completo de enfrijoladas, jugo de zanahoria y café. Mi papá optó por huevos y frijoles refritos.

 El lugar poco a poco se fue llenando de familias y, algo que me dio mucho gusto, de corredores buscando reponer fuerzas después de las millas.

Mercado de Artesanías San Juan: Un mercado de curiosidades y tradiciones mexicanas

En la fachada principal del mercado se lee: “Mercado de Artesanías San Juan. Artesanías mexicanas desde 1562, le seguimos atendiendo.”

Por fuera, este lugar no parece que tenga mucho que ofrecer, incluso la mayoría de las personas llegan a pensar que ahí dentro sólo hay locales vacíos.

El día que decidimos entrar, nos sorprendió la magnitud de la construcción, una estructura traída desde Tokio, Japón, y que allá había funcionado como museo.

En la planta baja puedes encontrar fotografías que relatan la historia del mercado y algunas pinturas que muestran la elaboración de artesanías mexicanas. Para subir al siguiente piso unas escaleras en las que se encuentra plasmada la bienvenida en diferentes idiomas te invitan a subir con un “Pase usted.”

Puedes empezar a recorrer el mercado desde la parte más alta, e ir siguiendo la ruta en espiral de los pasillos, al final y sin que se haga pesado terminas por recorrer todo el mercado, y sin darte cuenta vuelves a la entrada principal, en la planta baja.

 Sin duda te sorprenderá entrar ahí, alrededor de 170 negocios están funcionando y podrás encontrar todo tipo de artesanías 100% mexicanas; desde todos los juguetes tradicionales, pequeñas figuras de barro, cerámica y madera, ropa, cuadros, vidrio, y hasta vajillas completas, pintadas a mano.

No te olvides de visitar los locales del 150 al 157, pues son atendidos por el cronista del mercado, el señor Rafael Acosta, a quien puedes preguntarle cualquier cosa referente a este lugar, y para la mayoría de sus respuestas tiene un sinfín de fotografías, libros y revistas, que le sirven de de apoyo para explicar a detalle la historia de San Juan y todo lo que fuera el barrio de Moyotla, desde el México prehispánico, pasando por el colonial y hasta la actualidad.

Entrar al Mercado de Artesanías de San Juan es apreciar y conocer todas las maravillosas artesanías que ofrece México, llenarte de color, cultura y folclore. Es un mercado que aún tiene mucho que ofrecer. Y para eso, todas las personas que ahí se encuentran siguen luchando por mantenerlo vivo, con todos y cada uno de sus negocios.

Datos Generales
Dirección: Ayuntamiento esquina con Aranda, Colonia Centro, Ciudad de México, Distrito Federal
Horario: Lunes a sábado de 9:00 a 19:00 hrs. y domingo de 9:00 a 16:00 hrs.