Gastronomía, cultura, teatro, noticias, eventos y rincones de la Ciudad de México

¿Arte Urbano o Vandalismo Urbano? (En Bellas Artes)

Estos días, el Palacio de Bellas Artes se encuentra en un pequeño trabajo de remodelación, por lo que, para no dejarnos ver la construcción, han puesto unas bardas de madera al rededor de las obras (por todo el costado derecho). Normalmente este tipo de obstrucciones visuales, aunque son bien intencionadas, suelen romper con toda la estética del lugar en el que se encuentran. Sin embargo, estas bardas se encuentran decoradas con un gran número de elaborados Graffities, dando como resultado es una interesante exposición de arte urbano, que todos los que pasan por la zona se detienen a contemplar.

Rodrigo Delgado

Coordinador y Editor de MX-DF.net. Comunicólogo Organizacional interesado en el mundo del internet.

More Posts - Website - Twitter - Facebook

8 comentarios

  1. Nunca he sido fan del graffitti, pero creo que hay espacios adecuados para realizarlo (no las paredes de las casas, por ejemplo).

    Hoy fui a Bellas Artes, recomiendo ampliamente la exposición de Tamara de Lempicka :o)

  2. spuk del (c) NDK /

    pues qiciera q me inbitaran a pintar una paraed contoda la flota de los NDK porfa para exponer el nicel q hay en al graffiti bueno grax por su tiempo atte. spuk

  3. Anonymous /

    chido el ralllon si es arte

  4. Anonymous /

    p-okii

  5. Si alguien esta interesado en rayar..tengo un espacio disponible.. me pueden escribir a sajneb2002@gmail.com

  6. Para mi aunque si tiene su trabajo y todo, sigue siengo una agresión y contaminación visual, no dudo que halla cosas buenas y que tiene su mérito, incluso que es una forma (necesaria)? de expresión. A mi me parece algo “sucio y violento” generalmente y no me gusta.

  7. y Aunque este afuera de bellas artes no cambia nada, sigue siengo las mismas paredes, muros pintarrajeados en la calle.

  8. No tengo otra palabra para expresar lo que pienso más que “bullshit”. Elevar el graffiti a la categoría de arte es un truco propagandístico para restarle al graffiti el poder subversivo que tenía en otro tiempo. Al asignarle espacios específicos, al convertirlo en parte del elaborado aparato cultural, se le arranca de su verdadero sentido.

    Arte vacío para corazones, cerebros y hombres vacíos.

Déjanos un comentario