Gastronomía, cultura, teatro, noticias, eventos y rincones de la Ciudad de México

¡Feliz Cumpleaños Guadalupana!

12 de  diciembre, 13:00 hrs. Desde que te acercas a la Basílica de Guadalupe empiezas a ver varios camiones estacionados, esperando a los miles de peregrinos que caminan hacia ellos para volver a su destino. Desde que entras al atrio, una infinidad de indígenas te recibe bailando en círculos en una danza que parece catártica; son los matachines que están bailando en honor a la Virgen Morena.

Poco más adelante te encuentras muchos otros grupos de matachines de diferentes estados, por lo que sus vestimentas, sus bailes y la música varia de uno a otro; una gran mayoría de los trajes que los danzantes son realmente impresionantes, ya que son bastante elaborados y sus detalles son muy coloridos. Por otro lado, logras ver miles de personas con cuadros, de todos tamaños, de la Virgen, aparentemente vienen a bendecirlos.

Entrar a la Basílica es prácticamente imposible, pero puedes dar una vuelta por los jardines y pasillos que nos ofrece La Villa y observar, entre otras cosas, las tiendas de campaña improvisadas que adornan las paredes de las iglesias. Caminas un poco y descubres que, a un lado del museo, hay un pasillo en el que miles de personas se ocultan del sol, ya sea sentados platicando o durmiendo, no les haces mucho caso y continúas tu camino. De pronto toda la gente se concentra en todos los lugares donde te pueden tomar una fotografía como recuerdo de tu visita a la Basílica de Guadalupe.

Subir al Cerro del Tepeyac es aun más difícil de lo normal, mientras todo el mundo trata de bajar tú tratas de subir, como un salmón nadando contra la corriente. Una vez arriba logras ver la cantidad de gente que se encuentra en el atrio, para la hora ya no es tanta como imaginabas, pero sigue siendo demasiada. Bajando el Cerro te encuentras con una persona subiéndolo caminando con las rodillas, aparentemente una manda o una penitencia; también logras ver a una bebé disfrazada de la Virgen de Guadalupe, retratándose junto a sus padres, para la foto del recuerdo.

En el camino a la salida, logras ver a un hombre tirado boca abajo, bajo el sol y lejos de cualquier sombra, nadie se le acerca. Te preguntas si está descansando o si se desmayó de cansancio; no sabes si acercarte a ver si está bien o mejor dejarlo como está. Al fin sales e inicias tu camino a casa.

Rodrigo Delgado

Coordinador y Editor de MX-DF.net. Comunicólogo Organizacional interesado en el mundo del internet.

More Posts - Website - Twitter - Facebook

Un comentario

  1. Hola con alegria veo las fotos que tienen publicadas de los danzantes yo soy una danzantes y son pocas las fotos que podemos almirar de nuestra cultura gracias

Déjanos un comentario