Gastronomía, cultura, teatro, noticias, eventos y rincones de la Ciudad de México

Museo de Historia Natural: Un recorrido por la prehistoria, el universo y el mundo animal

Me acuerdo que, cuando era niño, me encantaba el Museo de Historia Natural. Me encantaba ir a correr por los pasillos y ver a los animales disecados, sin que me importara realmente el por qué estaban así, sólo quería ver todos los tipos de animales que existían en el planeta. Además, me encantaba terminar el recorrido y admirar el enorme esqueleto de Braquisaurio que demostraba la grandeza de los Dinosaurios (y como todo buen niño yo era fanático de los dinosaurios). Me acuerdo que era de los museos que más llamaba la atención de mis compañeros…. pero, por alguna extraña razón, durante mucho tiempo dejé de escuchar a la gente mencionarlo.

Yo pensaba que, como prácticamente todo lo que se ponía en Chapultepec (y como ejemplo esta el Ci-Ci) ya había cerrado. Pensé que a nadie le importaba ese museo que tanto me gustaba de niño. Pero un día que salía del Panteón de Dolores, por la puerta que da a Chapultepec, logré ver un edificio que llamó mi atención. Era un edificio cuya arquitectura me recordaba, por el estilo de los sesenta, a la película de Naranja Mecánica (de Stanley Kubrick). Era el Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental de la Ciudad de México. No me aguanté las ganas y entré sin pensarlo.

Entré al primer domo y encontré un gran número de explicaciones y fichas informativas, así como fotografías, sobre el universo y todo lo que conlleva. El piso de esa sala mostraba un mapa de las estrellas y constelaciones observables; además, justo en el centro de la burbuja de concreto el sonido rebotaba de manera que se creaba un interesante efecto sonoro que sólo se escuchaba en ese punto.

Después de la creación del universo, pasé a la sala en la que se explica el origen de la vida y la evolución con diferentes diagramas, especimenes y maquetas. Por alguna extraña razón me sentí en un libro de texto gratuito de la SEP. Más adelante llegué a la parte que más recordaba de niño, toda una colección de animales disecados de todas las especies. Todos acomodados para mostrar los diferentes ecosistemas, especialmente los mexicanos. Desde patos hasta osos, pasando por lobos, girafas y pingüinos. Cientos de mariposas y bichos difíciles de ver. Animales que no sabía (o recordaba) que existían. Debo confesar que es un poco tétrico, pues las luces se prenden cuando te acercas y puede alterar a las personas si van solas, pero es realmente interesante.

Al final. Ahí estaba. El esqueleto de braquiosaurio que tanto me gustaba de niño. Sí, no es un esqueleto real (o no al 100%, pues la ley prohibe armarlos), pero es algo impactante. Salí de los domos y me di tiempo para recorrer los jardines y fuentes que rodean el museo, realmente una experiencia tranquilizante. Al final, el Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental de la Ciudad de México, me dejó un muy buen sabor de boca, pues, a pesar de que todo se ve un poco viejo, ofrece una experiencia educativa que chicos y grandes podemos disfrutar. Una verdadera joya para visitar y pasar un buen rato.

Además, no hay que dejar de visitar las exposiciones temporales.

Datos Generales:
Dirección:
Segunda sección del Bosque de Chapultepec s/n, Delegación Miguel Hidalgo. A unos metros de la entrada al Panteón de Dolores. (Ya en Chapultepec hay muchos letreros).
Costo: $21.50, maestros y estudiantes (con credencial vigente) $11.00 , Niños de 3 a 12 años $11.00, martes entrada libre libre
Horarios: Martes a domingo de 10:00 a 17:00 hrs.
Teléfonos: 5515-2222, 5515-6304, 5516-2848 ext. 112 y 113.
Página Web: www.museodehistorianatural.df.gob.mx
Facebook: www.facebook.com/pages/Museo-de-Historia-Natural-y-Cultura-Ambiental-de-la-Ciudad-de-Mexico/136324377767?ref=ts

Rodrigo Delgado

Coordinador y Editor de MX-DF.net. Comunicólogo Organizacional interesado en el mundo del internet.

More Posts - Website - Twitter - Facebook

Déjanos un comentario