Cultura, eventos y rincones de la Ciudad de México

Hotel Monarca: Un clásico hotel de paso en la Colonia Roma

@pepita2puntos

Jueves por la tarde, todo tranquilo. Manejaba, escuchaba música. Un alto, un hombre al teléfono, un choque, nada grave. Seguro, ajustadores, fantasías sexuales, pólizas, hospital, revisión, collarín. El viernes más doctores, más enfermeras, más fantasías, más revisiones. El coche estaba bien, yo estaba bien, mi espalda no tan bien. El cuello me mataba, especialmente cuando me quitaba el collarín. Un viernes sin tragos, sin hombres, sin sexo, sin diversión; todo fue sustituido por pastillas, analgésicos, ronquidos y almohadas.

Para el sábado ya necesitaba un poco de acción. Por suerte, a las cinco de la tarde suena mi celular. Era el galán de siempre, el viajero incansable. De alguna forma se enteró de mi mala suerte y, por fortuna, encontró las palabras para sacarme una sonrisa y subirme los ánimos. Logró encender los motores. Me invitó a salir. Pasó por mi. Fuimos por unos tragos, aunque yo sólo pedía bebidas sin alcohol. Una caricia. Un beso. Otra caricia. Mi cara de dolor confundida con placer. Quizá era la primera vez que lo veía en una situación no sexual; pero esa situación no duraría mucho. Terminamos un hotel.

Yo no podía moverme o contorsionarme mucho, por lo que buscamos un hotel que no tuviera ningún aditamento especial. Nada de tubos o sillones de amor. Terminamos en el Hotel Monarca, un lugar barato en el que puedes tener sexo tranquilo, quizás un poco flojo. Un lugar en el que no tienes que usar la imaginación, simplemente te acuestas, te acomodas y te dejas querer mientras te deleitas con el reflejo del espejo en el techo.

El Hotel Monarca es un verdadero clásico de la Colonia Roma; un hotel de paso bastante útil para los que gustamos de ir por una buena cena o un buen trago como preludio a un rato pasional. Además, es un lugar bastante barato. No cuenta con grandes lujos. Un baño pequeño, equipado con los enseres necesarios: jabón, champú y crema; una cama muy sencilla, una TV algo vieja y una útil botella con agua.

Lo que lo hace que el Hotel Monarca sea ideal es que siempre te saca de paso, pues cuenta con recámaras disponibles la mayoría del tiempo. Sin embargo, su fuerte no es la discreción, pues es muy fácil encontrarte gente caminando por los pasillos mientras entras a tu habitación; de hecho, en algunos casos puedes encontrarte algunos cuartos con la puerta abierta, y ver a los señores que, al parecer, viven ahí. Así que, si te da pena, no es muy recomendable ir. Lo bueno es que yo no soy de las que cree que uno debe de ocultarse.

No se puede decir que el Hotel Monarca sea un lugar lujoso en el que puedes perderte por horas y horas mientras disfrutas del sexo y el amor; sin embargo, creo que es la cereza del pastel una de esas noches de copas y diversión en la Colonia Roma o Condesa, ya que te permite perderte un rato con el ligue del día (o esa persona especial) sin quebrarte el bolsillo, lo que te permite gastar el dinero en otras cosas. Quizás no es el mejor hotel de la Ciudad, pero tiene todo lo necesario para gozar gozándonos.

Datos Generales
Dirección: Álvaro Obregón #32, Col. Roma Norte, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México. Distrito Federal
Costo promedio: $250 pesos por habitación sencilla (toda la noche)
Teléfono: 55-84-7-25

Para más información de hotelesmotelesvillas e historias de amor, no dejen de revisar mi blogwww.pepitadospuntos.blogspot.com, seguro les servirá…

@pepita2puntos

Pepita2Puntos

Pepita. Mi fantasía sexual: los moteles. Mi placer: compartir mi experiencia. Así que, me dedico a recorrer el DF, a mi modo... brincando de Motel en Motel.

More Posts - Website - Twitter

Un comentario

  1. Delicious /

    En ese lugar inicie mis locas noches sexuales al lado de mi amante, pero el olor a humedad nos obligó a buscar un nuevo sitio para nuestras noches pasionales, y lo encontramos en un hotel de la Col.Doctores, pero no olvido mis fantasías del Monarca

Déjanos un comentario