Gastronomía, cultura, teatro, noticias, eventos y rincones de la Ciudad de México

De esta forma podríamos hacer que el Premio Heberto Castillo se convierta en un importante símbolo para la Ciudad de México: René Drucker

Discurso: René Drucker Colín, secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal.

Lugar: Salón Olmeca del World Trade Center.

Evento: Entrega del Premio Heberto Castillo de la Ciudad de México.

Muy buenos días tengan todos ustedes, doctor Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal; doctor Javier Jiménez Espriú, miembro del jurado calificador; señora María Teresa Juárez, qué gusto que esté con nosotros el día de hoy; distinguidos visitantes, me da mucho gusto que esté aquí el Ingeniero Cárdenas, gracias por venir.

Tenemos muchos distinguidos visitantes, no habría tiempo para nombrarlos a todos, gracias por estar aquí colegas, amigos, este es un evento importante.

En el año 2007, el hoy extinto Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal Instituyó el Premio Heberto Castillo, supongo, que con el objeto de reconocer a tan importante persona de la vida nacional.

En ese año se entregaron ocho premios y se otorgaban 100 mil pesos, una medalla de plata y un diploma para cada ganador. En el año 2008 se aumentó a 200 mil pesos el premio y se otorgaron nueve de ellos.

En los años subsecuentes se dieron siete premios en el 2009, 13 en el año 2010 y 12 en el 2011; en el 2012 se otorgaron 15 reconocimientos Heberto Castillo.

Cabe destacar que a partir del 2011 los premios se otorgaban por categorías a los menores de 45 años y a los mayores de 45; a mujeres mayores y menores de 45; premios a la innovación; y a latinoamericanos, todos de ellos divididos en menores y mayores de 45 años.

Deseo entender que tal …del Premio Heberto Castillo se debía a la posible hipótesis de que es difícil comparar disciplinas divergentes, pues cada una tiene características peculiares.

En segundo lugar, la edad representa un factor importante ya que un científico joven difícilmente puede alcanzar los logros de un científico muy establecido y de larga carrera, y por lo tanto son casi imposibles de comparar.

Si bien es cierto que estos son argumentos válidos, en nuestra opinión esta estrategia para otorgar el Premio Heberto Castillo, trivializa el reconocimiento y no le hace justicia a la persona que se quiere honrar. Con tantos premiados con el tiempo su significado pierde fuerza e importancia.

Por esta razón la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación ha desde luego querido seguir con la práctica de otorgar el premio cada año, pero con la variante de adjudicárselo a una sola persona.

Los argumentos para este decisión se basan en lo siguiente: Lo primero es que es incorrecto que no se puedan comparar individuos que cultivan disciplinas divergentes porque la evaluación se puede regir por lo que señala la convocatoria, la cual fue elaborada con el fin de que el ganador sea alguien cuyas virtudes y logros lo asemejen lo más posible a la persona cuyo nombre engalana el premio.

Heberto Castillo fue un hombre universitario tanto en la UNAM, como en el Instituto Politécnico Nacional. El ingeniero Castillo hizo grandes aportaciones no solo a la infraestructura urbana de la Ciudad de México, sino también a su historia.

Asimismo, la historia de la tecnología le ha otorgado un lugar prominente gracias al invento de la tridilosa, un sistema estructural de entre piso tridimensional que permite un ahorro de 60 por ciento de concreto, a fin de optimizar y racionalizar el diseño y construcción de estructuras empleado en la edificación de puentes, presas, edificios y como astillero flotante.

El ingeniero Heberto Castillo, por tanto, tiene un lugar perfectamente reconocido en el desarrollo científico y tecnológico. Pero, además de ser un hombre que dedicó mucho tiempo y esfuerzo a la academia, también era un convencido del compromiso ineludible entre la vida profesional y la sociedad, y fue un hombre que también es recordado como gran político, dirigente social y sobre todo como luchador por las causas sociales y como sabemos, arriesgó en varias ocasiones hasta su propia vida.

Heberto como ingeniero se volvió una voz autorizada y como tal, tenía un peso específico de gran calidad moral, la cual le permitió en paralelo participar en la vida política y social del país con gran éxito. Fue Heberto un hombre con dos actividades diferentes, pero igual de importantes y complementarias.

En base a esta realidad de la vida de Heberto Castillo, consideramos que el permio debe ser entregado año con año a un solo individuo que conjunte un poco lo que fue el hombre cuyo reconocimiento lleva su nombre.

Teniendo esto en mente, para un jurado no debe ser demasiado difícil comparar trayectorias de individuos que atienden a la convocatoria, no se trata de comparar disciplinas entre sí, sino personas cuya contribución científica es conocida y reconocida a nivel nacional e internacional, pero que también sea alguien que se involucre en los asuntos de la nación y por lo tanto no solo haya concentrado sus esfuerzos en desarrollarse como científico, tecnólogo o innovador, sino también al convertirse en un personaje con gran autoridad moral y que esto se haya utilizado para contribuir al desarrollo político y social de la Ciudad de México, y por qué no, del país entero.

Creo que de esta forma podríamos hacer que el Premio Heberto Castillo se convierta en un importante símbolo para la Ciudad de México y siempre se otorgue a alguien cuya calidad científica sea indiscutible, pero que también sea un individuo a quien no solo le preocupe, sino se ocupe de problemas políticos y sociales del país.

El día de hoy entregamos el premio a alguien que representa esto de forma más que sobrada, felicidades doctor Juan Ramón de la Fuente y gracias a todos por estar aquí el día de hoy. Muchas Gracias.

Fuente: www.noticiasdetuciudad.df.gob.mx
(Comunicación Social del Gobierno del Distrito Federal, GDF)

Noticias

Dirección de noticias de MX-DF.net

More Posts - Website - Twitter - Facebook