Gastronomía, cultura, teatro, noticias, eventos y rincones de la Ciudad de México

Hallazgos sorprendentes en Puerto Vallarta, en pleno centro de la ciudad…

Dentro del único estero urbano protegido del país, a menos de un kilómetro de un centro comercial y a escasos metros de la avenida Medina Ascencio, se ha producido un fenómeno que a todos tiene de plácemes en Puerto Vallarta. La comunidad científica celebra la reproducción de la garza cucharón  cochlarius cochlarius), en pleno centro del municipio, en una pequeña zona de manglar protegida conocida como El Estero de El Salado. Un contecimiento poco común que ha despertado el interés de habitantes y visitantes por conocer ese pequeño oasis, cantera de nutrientes para el océano, cuna de la variedad de lagarto mexicano conocido como crocodylus acutus o cocodrilo de río y en donde habitan 3 tipos de variedades de mangle. El estero que esconde tesoros incalculables, es navegable en recorridos bajo la batuta de biólogos experimentados que ilustran al público sobre el valor y significado de los cuerpos de agua salobre en las zonas costeras. Representa uno de los pulmones más dinámicos de la ciudad y su existencia no se sintetiza a una ínsula apartada. Como en todos los ecosistemas, el estero tiene una vinculación muy estrecha con las áreas aledañas como la selva y la montaña en donde se presenta un armónico intercambio de tierras altas y bajas, aguas dulces, saladas y salobres que privilegian la presencia de nuevas especies o que regresen muchas de las que se habían ausentado.

La garza cucharón de elegantes colores ante y gris, había sido vista en la región pero nunca había anidado en el estero. Este año se han encontrado 3 nuevos nidos, motivo por el que decidieron cerrar un tiempo al público para preservar el acontecimiento. La especie cochlarius cochlarius es muy escurridiza, le gusta ocultarse en las profundidades del estero, en las partes exclusivas del ecosistema de manglares. El anidamiento se dio a principios de agosto y había que dejar que los polluelos alcanzaran algunas semanas para que pudieran ser independientes.

Las aves son muy celosas, dice el ornitólogo Enrique Valdez, y cuidan extremadamente donde anidar para proteger a sus crías. Desde el momento en que se da el cortejo, se elige el lugar para la cópula y el nido donde empollarlos. Han detectado algunas especies de aves que incluso ante el peligro, prefieren aventar los huevos al estero antes que permitir que un depredador se los lleve. Las aves tienen comportamientos sorprendentes, afirma el ornitólogo.

Entre un 30 y un 70% de las féminas copulan con pájaros diferentes a su pareja, aunque después el marido reconociendo la infidelidad juegue el rol del orgulloso padre.

Jaime Torres el director del estero con su equipo de biólogos, guías, personal de mantenimiento y el fotógrafo Frank Mc Cann realizan su trabajo con verdadera pasión y esmero. Recientemente han empezado a detectar nuevos habitantes en el estero. Más de 22 nuevas especies de aves han sido catalogadas. El maestro Enrique Valdez es quien lleva los registros de las nuevas familias de aves que empiezan a reproducirse en este pequeño oasis. Equipado con una grabadora donde tiene miles de cantos de aves con los que comprueba su hallazgo, se entusiasma cada vez que surge un sonido en el estero. Requiere de una capacidad especial detectar las diferencias entre cantos y susurros de cada ave, comparable a las del director de orquesta que detecta una cuerda fuera de tono. Enrique deja la conversación para adentrarse en el mangle y comprobar que en efecto un icteria virens, la reinita grande o buscabreña color amarillo, café y blanco, anda por allí. Una especie que no se tenía contabilizada y se trata de un pájaro atípico del nuevo mundo, pues busca refugiarse entre matorrales crecidos y zonas apartadas. Esa es la magia de este pequeño santuario natural citadino donde empiezan a manifestarse criaturas vivas que no se habían presenciado en la zona.

Anteriormente habían detectado un tipo de garza llamada carao, al pájaro chiverín o maculipectus, y junto con ellos otras 20 especies más.
Todavía no publican oficialmente nada de estos hallazgos, pero su director accedió a que el Fideicomiso de Turismo de Puerto Vallarta se
adelantara con la primicia.

Después apareció el biólogo Armando Rubio, especialista en reptiles que llevaba a sus alumnos de preparatoria de visita por el estero. Antes de subirse a la Aventurera la pequeña embarcación que hace el recorrido de manera silenciosa por las venas del estero, el biólogo acompañado de Oralia la encargada de visitas al público, hicieron un alto en el pequeño cocodrilario donde protegen a las crías hasta que tienen el tamaño para defenderse de depredadores.

El cocodrilo es una especie que jamás deja de crecer y cuando tiene un año y medio apenas alcanza unos 60 centímetros. Estaban decenas de cocodrilitos unos encima de otros. Su condición de animales de sangre fría requiere del calor de otros cuerpos para poder conservar la temperatura deseada. Los jóvenes hacían preguntas y tomaban fotos. Es sorprendente ver tantos cocodrilos, tan chiquitos y tan indefensos. También tenían a Harry en una pequeña jaula. No es usual ver a un halcón dentro de una jaula en una reserva natural. Jaime Torres el director se apresuró a contar la historia de este halcón que había crecido con una persona que lo amaestró. La persona se lo pasó a su hermano y este que no tenía la menor idea de cómo cuidar un halcón lo regaló al estero. Allí lo soltaron pero el ave acostumbrada a que los humanos le den de comer, se salía a buscar gente por zonas de Vallarta y las personas pensando serían atacadas lo apedreaban. El animal está medio lastimado y no pude vivir en libertad. Le harán una jaula más grande, tiene su
entrenador que lo saca a pasear para que vuele, despliegue sus alas y surque con libertad por los cielos. Por su propia voluntad después de su ritual aeróbico, regresa al estero donde biólogos especializados cuidan de él.}

El Estero de El Salado apenas tiene 13 años de vida. Antes estuvo a punto de ser parte de un desarrollo comercial. Biólogos, científicos, conservacionistas, y algunos vallartenses opusieron una férrea lucha para protegerlo. Destaca la presencia de la activista Rosa Limón que metió su cuerpo a unos metros de una moto conformadora para defenderlo. Ese acto de valentía de la maestra Limón, al estilo de la plaza Tiananmen en China , despertó la solidaridad de todos y el proyecto Marina II se detuvo. El 27 de julio del año 2000, las 169 hectáreas que sobrevivían de El Estero fueron declaradas como Area Natural protegida con la categoría de zona de conservación ecológica.

Hoy día El Salado, se ha convertido en un orgullo para la ciudad, ha logrado su recuperación y repoblamiento y es el habitat de un 6% del total de aves endémicas que existen en México, considerado uno de los únicos 5 países megadiversos del mundo junto con Colombia, Brasil, Indonesia y Australia. El estero está abierto al público en horarios de 9 a 13 horas de lunes a sábados y la mejor forma de accederlo es vía directa, por la puerta 4 frente al Hospital Naval sobre la avenida o contactarse a reservas@esterodelsalado.org

El Salado es un regalo de la naturaleza que ofrece sus bondades a quienes deseen penetrar en sus entrañas para avistar cangrejos, cocodrilos, papagayos, garzas, halcones, aves poco comunes y vivir la experiencia de navegar entre tupidas cortinas de mangle. Para el observador experimentado, un par de binoculares pueden ser el vehículo para registrar un avistamiento nunca antes detectado en su bitácora y sumarse a la élite que han sido partícipes de estos hallazgos en el mágico santuario de manglares, aves, peces y reptiles de la costa de Jalisco. Hay quienes han visitado Puerto Vallarta durante años y aún ignoran la existencia de El Salado, una opción de privilegio para los amantes de la vida silvestre a la que pueden acceder, sin correr ninguno de los riesgos de inseguridad que existen en muchas otras partes del planeta.

Noticias

Dirección de noticias de MX-DF.net

More Posts - Website - Twitter - Facebook