Gastronomía, cultura, teatro, noticias, eventos y rincones de la Ciudad de México

Interpretan el concierto Sinfonía vapor en el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos

  • El programa estuvo enmarcado por las celebraciones en ocasión de los 25 años del recinto dedicado a los ferrocarriles

En el patio de la segunda sección del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, en la ciudad de Puebla, los organizadores del décimo concierto Sinfonía vapor, el cual está basado en la obra homónima de Melesio Morales (4 de diciembre de 1839- 12 de mayo de 1908), colocaron una enorme carpa blanca, así como dos toldos más, para recibir al nutrido público que se dio cita este 8 de diciembre para disfrutar de la presentación, la cual logró reunir a al menos 2 mil 500 personas.

Con la dirección de Fernando Lozano Rodríguez, quien condujo a la Orquesta Sinfónica del Estado de Puebla y a la Banda de Música de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Puebla, el programa de dicha presentación incluyó las obras Música para charlar, de Silvestre Revueltas; Máquina férrea (Toccata ferrocarrilera) escrita por Leonardo Coral y Las cuatro estaciones, de Arturo Márquez, así como la propia composición de Melesio Morales.

La selección de las obras fue hecha bajo el criterio de incluir composiciones inspiradas o relacionadas con los trenes, su historia y la vida en torno a ellos. Además de la belleza y potencia sonora que caracteriza a esta obras, disímbolas entre sí pero unidas por la admiración de sus autores por estas máquinas, el mayor atractivo celebrado por el público asistente, fue la presencia en la locomotora O de M2 (Ferrocarril Occidental de México, construida en 1942 en Estados Unidos) la cual recorrió breve tramo sonando su silbato en la parte final del concierto.

El programa, preparado en ocasión de la serie de celebraciones por los 25 años del museo, estuvo integrado por las obras: Sinfonía vapor de Melesio Morales; Música para charlar de Silvestre Revueltas; Máquina férrea (Toccata ferrocarrilera) de Leonardo Coral, y Las cuatro estaciones de Arturo Márquez (obra compuesta ex profeso por el autor).

Acerca de esta celebración, la directora del Museo, Teresa Márquez Martínez, destacó que “en cada ocasión de estas ya 10 presentaciones, hemos contado con un director y orquesta distintos, por lo que la ejecución de estas obras resulta particularmente atractiva, para demostrar así las posibilidades interpretativas de estas composiciones, así como la vigencia temáticas de las mismas, pues los trenes son un elemento muy interesante en el contexto histórico del país.

“Así que estas obras poseen también esa impronta llena de fuerza y referencias a nuestro pasado, es un punto de unión que reafirma nuestra identidad, incluso entre las nuevas generaciones. Mientras que los detalles, los matices y las intenciones e intensidades con que cada director las ha interpretado, hacen que suenen diferentes en cada ocasión. Ahora contamos con la presencia del maestro Fernando Lozano Rodríguez, quien supo integrar de manera muy acertada esos pequeños cambios que hicieron de su concierto algo muy atractivo para el público”.

Al concluir el recital, el público tuvo pudo subir brevemente a la locomotora O de M2 (Ferrocarril Occidental de México, construida en 1942 en Estados Unidos) para tocar el silbato de la misma. Esta visita a la máquina duró aproximadamente media hora, tiempo durante el cual el público aprovechó para convivir con algunos conductores de locomotoras, ancianos en su mayoría, con quienes se tomaron fotos y escucharon sus historias sobre los buenos tiempos del ferrocarril en México.

Para el maestro Fernando Lozano Rodríguez este tipo de conciertos poseen una especial personalidad “pues los autores seleccionados pertenecen a momentos muy distintos de la historia musical del país, pero coinciden en haber dedicado parte de su repertorio al tema de los trenes en nuestro país, que fueron muy importantes, por ejemplo podemos destacar el hecho de que la Revolución se hizo en ellos. Además de que cada pieza posee una belleza particular, llena de fuerza como las propias máquinas en las que están inspiradas.

“En el caso particular de la obra de Melesio Morales, la propia Sinfonía vapor, se trata de una interpretación muy difícil de desarrollar, pues requiere de muchas precisión y detalles en su desarrollo, con el adicional de que es necesario incorporar en la parte final a una locomotora, un elemento pocas veces visto en este tipo de conciertos, pues prácticamente sólo puede ser ejecutada de esta manera, con una máquina real al lado de las orquestas… claro, en otro recinto podría ser sustituido por una grabación, pero no sería lo mismo”.

Fuente: www.conaculta.gob.mx
(Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Conaculta)

Noticias

Dirección de noticias de MX-DF.net

More Posts - Website - Twitter - Facebook